El Puerto

Cultura se interesa por el derrumbe registrado en la Casa de las Cadenas

  • La delegación está estudiando si ha enviado algún requerimiento para mantener el edificio

La Delegación Provincial de Cultura de la Junta de Andalucía está estudiando la situación administrativa en que se encuentra la parte delantera de la Casa de las Cadenas. En esa zona del edificio se registró un derrumbe el viernes 22 de marzo, que ha obligado a cerrar el almacén de alimentación Las Cadenas, que llevaba años abierto al público y está situado en la planta baja del inmueble, en la esquina de la Plaza del Polvorista con la calle Cadenas. Desde la delegación provincial han informado que el hecho de que el edificio está declarado Bien de Interés Cultural (BIC) obliga a la propiedad al "mantenimiento y conservación del inmueble, que garantice la salvaguarda de sus valores". Por lo tanto, la Junta va a verificar si en fechas anteriores al derrumbe ha enviado algún escrito a la propiedad para que cumpla con sus obligaciones legales relacionadas con la preservación del inmueble. En caso de que la propiedad de la Casa de las Cadenas haya sido apercibida con anterioridad, desde el gabinete jurídico de la delegación provincial de Cultura se tomarán las medidas oportunas y se les instará para que tomen medidas que garanticen la conservación del inmueble, cuyo estado actual representa un peligro para los inquilinos que residen aún en esta antigua casa de vecinos.

El edificio es propiedad de la empresa Hato Verde Golf, que tiene la obligación de conservarlo con arreglo a la Ley 14 de 2007. En los últimos años se han producido ya varios derrumbes en el interior del inmueble, debido al estado de deterioro en que se encuentra, que ha obligado a apuntalarlo prácticamente en su totalidad. El último de dichos derrumbes ha afectado a los techos del piso alto y se produjo sobre una vivienda que se encontraba vacía casualmente al haber sido trasladado su inquilino a una residencia de mayores.

El histórico caserón ha quedado sin cubierta en una parte de la crujía principal, lo que amenaza con producir nuevos desprendimientos en caso de que no se proceda a reparar los graves desperfectos registrados. Al propio deterioro de la casa palacio, se une la peligrosidad que representa para los inquilinos un inmueble que está todavía ocupado al menos por tres familias y dos establecimientos comerciales, pese al lamentable estado que presenta.

Por su parte, el Ayuntamiento ha informado que la propiedad del edificio ha recibido órdenes de reparación y se les ha impuesto multas coercitivas, y que ese será el trámite que seguirá aplicando el área de Urbanismo. El concejal de Urbanismo, Diego Muñoz, ha manifestado que desde el área que dirige "se han realizado gestiones como la visita de inspección para garantizar la seguridad de los usuarios". En este sentido, el cierre del almacén de comestibles fue ordenado después de la inspección realizada por una técnico municipal del área de Urbanismo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios