El Puerto

Camino del duodécimo año de revisión

  • Una quincena de organismos volverán a valorar el nuevo PGOU antes de remitirlo a la Junta

El Pleno Municipal dio ayer su visto bueno al documento de aprobación provisional 3 del nuevo Plan General. Con ello, teóricamente, concluye la labor municipal en la redacción del ordenamiento de la ciudad (que se ha alargado durante más de 11 años) puesto que ya queda a expensas de lo que decidan otros organismos.

Sin embargo, aún queda por dar un paso intermedio antes de que la Consejería de Obras Públicas y Vivienda realice la evaluación definitiva. Así, el planeamiento deberá remitirse ahora a una quincena de organismos públicos (Costas, Carreteras, Puertos, Medio Ambiente, Cultura, ...) para que vuelvan a analizarlo. Estas administraciones son las que ya informaron sobre el documento hace un año pero que ahora deben comprobar que sus determinaciones y sugerencias se han incorporado.

No obstante, en el Pleno Municipal de ayer se hizo referencia a estos informes. PSOE e IP los utilizaron para justificar su abstención alegando que buena parte de ellos han sido desfavorables. Sin embargo, ninguno de los dos grupos profundizó en los motivos por los que algunas administraciones no han dado el visto bueno al documento limitándose a hacer mención de la conclusión. Pero, la concejala de Urbanismo, Patricia Ybarra, se defendió señalando que estos hacen referencia más a cuestiones de forma que de fondo y ninguna de ellas es de excesivo calado. De hecho, el nuevo planeamiento ha pasado uno de los informes más importantes, el de incidencia territorial (que determina si se ajusta a los límites de crecimiento que establece la normativa urbanística) aunque ha tenido que aumentar los suelos hoteleros en el entorno del campo de golf de la Carretera de Sanlúcar y en la Costa Oeste. Al respecto, tanto PSOE como IU advirtieron ayer que estas modificaciones son sustanciales por lo que el ordenamiento debería volver a exponerse públicamente; el Gobierno local, en cambio, no es de la misma opinión. También se han incorporado las determinaciones que fijó la Delegación Provincial de Medio Ambiente en su documento de correcciones (fue el último informe que llegó al Área de Urbanismo). Así, se han modificado algunos aspectos relacionados con las vías pecuarias así como se ha reforzado la calificación de algunos espacios forestales.

Según marca el procedimiento, los organismos tendrán dos meses de plazo para ratificar su informe, periodo que empezará a contar desde que el Ayuntamiento les remita toda la documentación. Y para ello todavía pasarán algunas semanas ya que hay que elaborar los soportes (planos y cd's). En el caso de que no se obtenga respuesta en ese plazo, se aplica el silencio administrativo positivo por lo que el Consistorio puede seguir con la tramitación.

Si todo marcha según lo previsto, esta fase debe culminarse antes del verano puesto que en caso de no hacerlo peligraría el deseo del Gobierno local de que el Plan General entre en vigor antes de que acabe el año. Desde que se le remita el ordenamiento, la Consejería de Obras Públicas y Vivienda tiene cinco meses para pronunciarse. Al final de ese periodo, si es que la Junta entiende que necesita cumplirlo en su totalidad, deberá haber un pronunciamiento y, en este caso, el abanico de posibilidades se abre. Pudiera ocurrir que lo acepte en su totalidad, por lo que el ordenamiento entraría en vigor una vez se publique en el BOJA (Boletín Oficial de la Junta de Andalucía). Pero también cabe la opción de que lo apruebe parcialmente y ordene al Ayuntamiento reformular algunos aspectos. Y, en el peor de los casos, podría rechazarlo en su totalidad.

No obstante, desde el Gobierno local se muestran confiados en que la Junta no imponga demasiadas cortapisas al documento. Y ello lo sustentan en el "poco calado" que, a su juicio, tienen las correcciones realizadas por los organismos que han valorado el planeamiento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios