feria de primavera y fiesta del vino fino

"¡Ay Sevilla de mi 'arma'!"

  • David Calleja ofreció en la noche del lunes un Pregón dividido en cuatro capítulos en el que narró su vinculación con la ciudad homenajeada

A pesar que será esta noche cuando arranque oficialmente una nueva edición de la Feria de Primavera y Fiesta del Vino Fino, dedicada en esta ocasión a la capital hispalense, fue en la noche del lunes cuando el asesor artístico de cofradías David Calleja ofreció su Pregón en la caseta Helo-Libo.

Ni la atípica lluvia en un mes de mayo ni la fría brisa que se levantó al caer el sol fueron impedimento para que varios centenares de personas se acercaran hasta el recinto ferial de Las Banderas para ser testigos de lo que Calleja había preparado en apenas unos 30 días. Poco a poco el numeroso público fue tomando sus asientos y los que no pudieron hacerlo por falta de los mismos se fueron organizando en lo laterales y en el fondo del recinto para sumergirse durante casi una hora en el universo Calleja, que esta vez había tomado un color azul intenso como el de la Hermandad de El Olivo.

Concha Rodríguez, Chon, fue la encargada de presentar al pregonero, explicando a todos los allí presentes el origen de esa amistad que se había forjado gracias a la madre de David, Juani, clienta habitual de su establecimiento centenario situado en pleno corazón de la ciudad de Sevilla. Tras esta pequeña introducción llevada a cabo desde los sentimientos de una amiga de verdad, un exultante David Calleja salió al escenario acompañado por Eva María Hierro, cantante de copla, y por Laura Sánchez y Rocío Ragel, Miss Flamenca Joven 2010 y 2011, respectivamente, iniciando así el capítulo 1 del Pregón. Durante los algo más de diez minutos que duró se llevó a cabo una pequeña representación del paso de la Semana Santa a la Feria de Primavera y Fiesta del Vino Fino, encadenando cada frase con distintas coplas en un mano a mano entre el propio David Calleja y Eva María Hierro.

Tras la primera gran ovación de la noche le tocó el turno de ocupar su asiento a Araceli Arias y a ocho de las alumnas de su Academia de Baile que ofrecieron un espectáculo de baile al son de las castañuelas, acompañando a la voz de Nati. Durante el segundo capítulo el pregonero no dudó en echarle un capote de grana y oro a Sevilla, ciudad de la que guarda un gran recuerdo y con la que mantiene un gran vínculo. "¡Ay Sevilla de mi arma!", fue sólo una de las frases con las que Calleja quiso rendirle su particular homenaje a la capital hispalense.

Todos los que han seguido la trayectoria del pregonero conocen la importancia que le da a los colores. Para este tercera parte se centró en el dorado, al que ha considerado el color de la Feria, aunque también hubo tiempo para hablar de ese amor que nace y muere en el Real. Para ello contó con la participación de las Hermanas Cala al cante, y de los bailes de "la niña de la Puchi, Silvia", y de Jaime, que ilustraron a la perfección con el movimiento de sus cuerpos todo lo que David intentó expresar con sus palabras.

Por último, el capítulo 4 estuvo dedicado a narrar todo lo que el pregonero ha vivido en la Feria desde que era pequeño hasta sus últimos años, pero siempre teniendo presente a cada una de las distintas casetas que lo han marcado a lo largo de su vida, acompañado del arte rondeño de Pablo Herrera. El Pregón finalizó hablando, como no, de la caseta Helo-Libo y del color azul, aquel que marca el rumbo de la Hermandad de El Olivo que lleva 34 años ofreciendo este Pregón que fija el inicio de la Feria de Primavera y Fiesta del Vino.

Tras una última ovación, en esta ocasión con toda la caseta de pie, un David Calleja emocionado dio las gracias a los allí presentes sabiendo que el Pregón que acababa de llevar a cabo había conseguido ensalzar una Feria que en esta edición ha sido dedicada a la capital hispalense, aunque Calleja quiso dejar claro que "yo soy del Sur".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios