2015 Elecciones Generales

La vieja y la nueva política

  • Los cabezas de lista de PSOE y PP por Andalucía al Congreso acumulan entre todos sexenios de cargos públicos y treinta legislaturas.

Andalucía aporta 61 diputados a la Carrera de San Jerónimo. Ninguna comunidad aporta más. En el sistema bipartidista, Andalucía marca el resultado. Aznar logró algo impensable en el año 2000. Redujo en Andalucía la diferencia a solo dos diputados con el PSOE, que sacó 30. El PP sacó 28. Botaban en Génova por bulerías. Mayoría absoluta. Cuatro años después, tras los atentados del 11-M, el PP de Rajoy se quedaba a 15 escaños de los socialistas andaluces, 38 a 23. Elecciones perdidas. En política las cosas cambian. El mismo Rajoy rompió en 2011 el techo de cristal de los 30 diputados andaluces y le pegó un revolcón al socialismo andaluz. 33 a 25 fue la goleada de balonmano del PP, eterno perdedor, al eterno ganador.

Pulse en la tabla para ampliar los datos

Son tanteos antiguos. Nada de esto vale ya. Los escaños ya no serán cosa de dos y algún resto para IU. El escenario se ha transformado. Y se podría llegar a pensar que los dos grandes partidos habrían tomado nota. Un análisis de sus cabezas de lista por provincias no apunta a ello. Entre los 16 candidatos que lideran las listas provinciales andaluzas de PSOE y PP acumulan un total de 30 legislaturas en la Cámara Baja (15 cada uno). El PP leva tres ex alcaldes y un alcalde. El PSOE lleva dos ex alcaldes. La media de edad de los candidatos de los partidos tradicionales supera los 51 años, frente a 37 de Podemos y 40 de Ciudadanos. Los ocho candidatos del PP tuvieron su primer cargo público de media a los 31 años y llevan, igualmente de media, 19 años sin abandonarlo. Los del PSOE llegaron un poco más tarde al sueldo público, a los 35, y llevan cobrándolo, en diferentes administraciones, casi 16 años. Todo esto tiene muy poco que ver con el discurso asentado durante esta legislatura de que la política no puede ser una profesión. Para estos candidatos andaluces lo es.

Teófila Martínez es la candidata con más edad de todos los primeros espadas, con 68 años. Hay que ir hasta el año 82 y allí encontraremos su primer cargo político remunerado como secretaria general del PP de Cádiz, pero es que Rafael Hernando, candidato por Almería, actual portavoz popular en el Congreso, mucho más joven, fue concejal con 22 años (1983) y nunca ha dejado de tener un puesto. Por entonces no había nacido la candidata número uno de Podemos por Huelva, Isabel Franco, que vino al mundo en 1985. Elvira Ramón, la candidata del PSOE por Granada, fue diputada provincial con 23 años, en el 1991, y el número un por Sevilla, Antonio Pradas, se mueve dentro del partido desde que en 1995 tomó el bastón de mando del municipio de El Rubio.

En los partidos emergentes también se han visto ramalazos de vieja política. La imposición de candidatos cuneros desde Podemos Madrid ha creado tensiones en Córdoba o Almería, donde han ubicado al abogado de los hackers David Bravo, sevillano de nacimiento y residencia. Además, encabeza Jaén un líder jornalero, Andrés Bódalo, que no está imputado, sino condenado, por pegarle una piña a un vecino en un acto de ¡Amaiur!.

En Ciudadanos, el empecinamiento de la parlamentaria andaluza Irene Rivera, piloto de helicóptero, por ir al Congreso y abandonar su puesto electo logrado pocos meses atrás no ha sentado bien a afiliados de esta provincia, mientras que el cabeza de cartel de Granada, Luis Salvador García, fue siete años senador del PSOE.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios