2011 Elecciones Generales

Los programas de los grandes partidos 'pasan' del campo

  • Sólo IU se detiene en un sector que afecta a Almería. PP y PSOE coinciden en las medidas y en la falta de concreción

NI el debate 'cara a cara' donde sólo al candidato popular Mariano Rajoy se le ocurrió mencionar a la agricultura en su última intervención y de pasada, ni en los programas electorales de los dos grandes partidos, la agricultura ocupa un lugar destacado. Todos hablan de lo mismo: de la necesidad de reformar la Política Agraria Común, pero no dicen cómo, ni en qué dirección; pocos se detienen en el sistema de precios que ahoga a los productores, especialmente los almerienses; generalidades en el sistema de organización de productores y poco, muy poco en lo relativo a los controles internacionales en las fronteras para impedir la entrada de productos procedentes de terceros países y que no siempre cumplen con las exigencias que se les requieren a las que salen de las fronteras de Almería. Tan sólo IU le dedica un apartado específico a las Frutas y Hortalizas y la coalición de izquierdas se atreve a dar cifras que están ahogando la propia supervivencia del sector. En el resto, brillan por su ausencia.

El programa de quien todas las encuestas auguran como habitante de La Moncloa, reconoce que se trata de un sector de un "enorme potencial" y que "experimenta una dinámica de precios que incide en las rentas de los agricultores. La eliminación de los instrumentos de regulación de los mercados, la presión de las importaciones y la ausencia de reciprocidad en el cumplimiento de la reglamentación comunitaria" son parte de los problemas a resolver, aunque como ocurre en el resto, faltan medidas concretas para llevarlas a efecto. Buena prueba de ello son las apenas tres páginas que se dedican al sector de manera específica de las 214 con las que cuenta en su totalidad.

Tampoco entre sus rivales por la Presidencia del Gobierno abundan las soluciones y sí coinciden en el reconocimiento de los problemas. Así, en el programa del PSOE se sostiene que "las actividades agrícolas se enfrentan a los nuevos retos de la globalización" y se identifica un "emergente escenario global de nuevas necesidades alimentarias" para lo que se solicitan "estrategias que anulen los riesgos que implica la dependencia de terceros en algo que afecta a las necesidades básicas de la población". Tampoco en este caso han sido más explícitos: sólo tres de 149 páginas están agrupadas bajo el epígrafe de agricultura.

El de Izquierda Unida es el más completo de los grandes partidos políticos que concurren a las elecciones generales el próximo día 20. En este caso, no sólo se ofrecen datos generales sobre el verdadero caballo de batalla de los productores almerienses, como es la Política Agraria Común, de la que animan a romper el actual marco financiero que la impulsa, sino que dedica un apartado específico a las Frutas y Hortalizas dentro de los Sectores en crisis. La coalición de izquierdas, habla de manera específica de la "crisis del pepino" para reclamar una mayor atención de la Administración a un sector que depende enteramente de los mercados exteriores, lo que le hace extremadamente vulnerable. En este caso, también son tres las páginas que se dedican en un programa que cuenta con un total de 83.

En resumen, poca concreción para un sector que interesa más en Almería que fuera de sus fronteras. Todos apuestan por la reforma de la PAC, pero nadie dice en qué sentido y cómo se va a conseguir y en base a qué mecanismos llegarán las ayudas a los productores y en base a qué criterios de financiación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios