2011 Elecciones Generales

El PP quiere escribir en Cádiz el segundo capítulo de su 'trilogía'

  • Tras su clara victoria en las municipales de mayo, los populares aspiran a lograr una victoria contundente que les ayude a abrir las puertas de la Junta · Chaves y Cabaña tiran del PSOE en un momento crítico

 Las municipales del pasado mes de mayo, las generales del próximo 20 de noviembre y las andaluzas de la primavera que viene. Esta es la particular trilogía de victorias electorales que persigue el PP para dar así un vuelco político de carácter histórico en la provincia de Cádiz, un feudo claramente socialista desde la reinstauración de la democracia. 

Puesta la primera piedra en las municipales -en las que no sólo logró batir al PSOE por unos 60.000 votos de diferencia sino que también se hizo con un nutrido grupo de alcaldías y, sobre todo, con la Presidencia de la Diputación- el PP encara esta nueva campaña electoral sabiendo que las apuestas le sitúan como caballo vencedor y convencido de que tiene todo en su mano para escribir el segundo capítulo de esta trilogía. Los populares gaditanos buscan no sólo contribuir a un triunfo claro de Mariano Rajoy en el conjunto del país sino también a agrandar las diferencias con el PSOE en Andalucía pensando en las elecciones autonómicas que supuestamente se celebrarán en marzo de 2012 y que a priori se presentan como un reto más complicado para el PP que el que afrontará dentro de 16 días.

Reducir esa distancia y, si es posible, empatar en número de diputados con los populares es el objetivo doble que persigue un PSOE que vive una clara división interna en la provincia de Cádiz pero que acude a esta contienda dispuesto a dar el todo por el todo y a vender cara su derrota. Manuel Chaves y Francisco González Cabaña han optado por enarbolar la bandera del socialismo en los que quizás sean los momentos más criticos de esta formación política centenaria.

Y el tercer partido en disputa, con permiso de las restantes siglas que concurren a estos comicios (finalmente se han formalizado 13 listas al Congreso y 11 al Senado) será una Izquierda Unida (IU) claramente al alza y que confía en dar al PSOE un bocado de consideración por la izquierda que permita a su número uno, Manuel Cárdenas, hacerse con un escaño en la Cámara Baja.

Lo que sigue es un análisis de cómo afrontan estos comicios en la provincia los seis partidos con implantación nacional.

Partido Socialista Obrero Español. PSOE

Ni en la peor de sus pesadillas podían imaginarse los dirigentes del PSOE cuando celebraban su triunfo electoral de 2008 que tres años y medio después estarían en la situación en la que están. La crisis que ha frenado o ralentizado proyectos esenciales, los 5 millones de parados (175.000 de ellos en la provincia de Cádiz) y, por qué no decirlo, errores propios (con una división interna que ya nadie disimula) han llevado a a esta formación política a una situación que oscila entre complicada y crítica.

No sólo todos los sondeos y la opinión de la inmensa mayoría de los analistas políticas anticipan una clara derrota socialista en las urnas en la provincia de Cádiz. Es que hasta la militancia y la propia dirección del PSOE reconocen en público y en privado que pintan bastos para una formación política histórica que ha ganado en la circunscripción gaditana todas las elecciones generales celebradas hasta la fecha, a excepción de las del año 2000, cuando fue derrotada por el PP por un estrecho margen inferior a los 10.000 votos.

Es más, en la sede socialista de San Antonio no son pocos los que barruntan que existe incluso la posibilidad real de que el PP termine duplicando en votos al PSOE, un hecho que de producirse no sólo alejaría la pretensión socialista de empatar a cuatro diputados con los populares en Cádiz, sino que incluso dejaría en claro peligro el mantenimiento del tercer diputado socialista.

Este último extremo se ha convertido en uno de las principales incógnitas del escrutinio del 20-N en la provincia gaditana, porque en el número tres de la lista del PSOE al Congreso de los Diputados figura Francisco González Cabaña, que vive sus horas más bajas como secretario provincial de los socialistas gaditanos debido a la campaña de acoso y derribo que viene ejerciendo hacia él -de momento sin éxito- el denominado sector crítico, muy afín a las teorías de la dirección regional del partido que lidera José Antonio Griñán.

Hay que partir de una premisa: tanto la dirección del PSOE como la del PP reconocen a día de hoy que lo lógico sería que el escrutinio del 20-N deparara un 5-3 en el reparto de los diputados gaditanos a favor de los populares, lo que situaría a Cabaña en un escaño en la Cámara Baja. Unos y otros coinciden por tanto en que la misma complejidad presenta actualmente que el escrutinio concluya con un empate a cuatro (como persigue el PSOE) o que termine siendo un 6-2 a favor del PP (que es el gran anhelo del partido que dirige en la provincia José Loaiza). Es más, antes que estas dos últimas opciones gana enteros la otra probabilidad: la del 4-2-1, cono sólo dos diputados del PSOE y uno de IU.

Partido PoPULAR. PP

Frente al nerviosismo y pesimismo reinante en el PSOE aparece un Partido Popular que, aunque por pudor no quiera reconocerlo públicamente, sabe que tiene muy cerca un triunfo con el que ha soñado durante mucho tiempo. Asentado este partido, como viene siendo tradicional, en una calma chicha que roza lo marcial -ni la salida de las listas del portuense Aurelio Sánchez Ramos ha suscitado críticas internas- los populares cuentan los días y las horas que faltan para que la tarde-noche del 20-N se cierren los colegios electorales y empiece el recuento.

Dos cifras bailan en la mente de la dirección provincial del PP: la de los 300.000 votos jamás obtenidos hasta ahora en unos comicios en la provincia y la de los nueve cargos electos entre diputados y senadores. Tanto una como otra parecen a priori difícil de conseguir, aunque no imposible. Todo dependerá de, en caso de confirmarse el triunfo de los populares, saber hasta dónde se agranda la brecha con el PSOE. Porque, además, si esa distancia alcanza unos límites considerables tantos unos como otros saben igualmenten que de cara a las elecciones andaluzas no habrá tiempo material de revertir la situación.

Y si estas dos cifras son las que reinan en el cerebro del PP, en la boca de sus dirigentes hay una palabra que se ha pronunciado mucho en las últimas semanas y que seguro que se repetirá en los días venideros: empleo. Porque para captar el voto de los miles de desempleados de la provincia, y de paso para contrarrestar la estrategia socialista de situar al PP como el enemigo número uno de las políticas sociales, los miembros de las candidaturas que lideran Teófila Martínez (Congreso) y María José García-Pelayo (Senado) vienen haciendo alusión de manera continua a la gestión en materia de empleo desarrollada por el Gobierno de Aznar en el periodo comprendido entre 1996 y 2004.   

iZQUIERDA UNIDA. IU

Conforme se acerca el día de la cita con las urnas, en las filas de Izquierda Unida (IU) el optimismo va subiendo como la espuma. Es cierto que la pérdida del noveno diputado de la provincia de Cádiz por la cuota de población supuso y sigue suponiendo un revés importante para esta formación política, que sabe que ahora precisará de más votos para lograr su objetivo. Pero también es cierto que la ilusión de los izquierdistas por recuperar el escaño en el Congreso perdido en el año 2000 crece conforme pasan los días.

Para autoconvencerse de que el reto no es ni mucho menos imposible, la dirección de IU echa mano a dos realidades: la primera es que su mejor récord hasta la fecha (81.116 votos en la provincia) se produjo en las elecciones generales de 1996, con un PSOE que, al igual que ahora, estaba en decadencia; y el segundo argumento es que en las elecciones generales de 1989, 1993 y 1996, en las que IU logró colocar a un diputado en Las Cortes por la provincia de Cádiz, jamás se hizo con el noveno diputado que estaba en juego a la hora de realizar el escrutinio, sino que cosechó estos éxitos con el octavo diputado, un hecho que de repetirse el 20-N colocaría en la Cámara Baja a Manuel Cárdenas, alcalde de Trebujena desde hace 17 años y coordinador provincial de esta formación política.

En la campaña, IU ya ha dejado claro que principalmente buscará el voto de la clase obrera, de los desempleados, de los indignados con la realidad socioeconómica actual y, sobre todo, con los votantes de izquierdas del PSOE que se sienten decepcionados con la gestión del Ejecutivo que ha presidido José Luis Rodríguez Zapatero. 

Partido ANDALUCISTA. PA

Sabedora de que lograr meter cabeza en el Congreso de los Diputados es a día de hoy una tarea harto complicada, por no decir imposible, la militancia del PA ha puesto sus miras más a medio plazo, en las elecciones andaluzas de la primavera. Por ello, el objetivo de los andalucistas es superar los resultados logrados en las generales de 2008 y que ello permita levantar el ánimo de la tropa para que se convenza de que recuperar la representación en el Parlamento andaluz no es un objetivo nada descabellado. Lo primero no parece complicado del todo, ya que el listón lo tiene el PA relativamente bajo tras sumar en las urnas hace tres años y medio los votos de poco más de 16.000 gaditanos (un exiguo 2,5% del total de votos válidos emitidos).

Por esta razón, porque las elecciones andaluzas son sin duda mucho más prioritarias que las generales, a muchos sorprendió que el PA se decantara para el primer puesto de su lista al Congreso a uno de sus valores en alza en la provincia, su portavoz en el Ayuntamiento de El Puerto, Antonio Jesús Ruiz Aguilar. No obstante, todo quedó aclarado al desvelarse que esta designación venía justificada por la decisión de la dirección provincial del PA de dejar vacante su cabeza de lista a las andaluzas a la secretaria general de esta formación política, la sevillana Pilar González. 

UNIÓN PROGRESO Y DEMOCRACIA. UPYD

Objetivos mucho más modestos persigue el partido Unión, Progreso y Democracia (UPyD) en su segunda comparecencia en unas elecciones generales. En su afán por asentarse en el panorama político español, la gran y casi única pretensión de esta formación es que su líder indiscutible, Rosa Díez, mantenga su escaño en el Congreso, para lo que volverá a concurrir por la circunscripción electoral de Madrid.

En la provincia de Cádiz, UPyD buscará aumentar los votos (5.572) y el porcentaje (0,87%) cosechado en los comicios generales de marzo de 2008. Para ello, su mensaje irá dirigido sobre todo a los desencantados del PSOE y también a quienes perdieron su confianza en el PP hace ahora siete años y medio y aún no la han recuperado. Al frente de la lista del partido magenta están Manuel Pérez Fabra, quien fuera concejal andalucista en Cádiz hace casi 20 años, y Rosario Mateos, exparlamentaria andaluza y exconcejal del PP en Chiclana.

equo.

Este partido de nueva creación, que ha tomado el legado de Los Verdes y que está encabezado por el exdirector de Greenpeace en España, Juan López de Uralde, ha logrado cerrar candidatura en Cádiz, al igual que en una treintena de provincias españolas. Jesús Martínez Linares es el encargado de buscar en el territorio gaditano el máximo número de votos para asentar las bases del crecimiento futuro de estas siglas. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios