Huelva

Guerra abierta por el quinto escaño

  • El CIS deja en el aire el último diputado de la provincia, que podría caer en el lado socialista o el popular. El PSOE busca la movilización y el PP promete apoyar la reapertura de Riotinto.

AÚN hay partido. Esa es la idea que los políticos socialistas transmiten  en cada comparecencia, visita y declaración y que repetirán hasta el próximo día 18 frente a unas encuestas que dan una amplia mayoría absoluta al PP frente al PSOE. Así lo reiteraron ayer tras darse a conocer el último sondeo del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), demoledor para el partido del puño y la rosa. Pero en el caso de Huelva, este último sondeo apunta a que la guerra particular entre socialistas y populares onubenses está abierta: el quinto escaño, el que señala quien gana las elecciones en la provincia, no tiene siglas aún. Y hasta aquí vendrán los dos candidatos a la Presidencia, Alfredo Pérez Rubalcaba y Mariano Rajoy, a pelear los votos del granero onubense.

Ese es al menos el resultado de la encuesta del CIS, que da las mismas posibilidades a PSOE y PP de obtener un tercer diputado (en Huelva se reparten cinco escaños). Parece haber partido, por tanto, aunque cada una de las formaciones se arrogue el tercer diputado. Desde el año 93, los congresistas se han distribuido a la sazón de tres para el PSOE y dos para el PP; antes los socialistas tenían hasta cuatro. Hay que remontarse hasta las dos primeras elecciones democráticas (1977 y 1979) para encontrar un reparto distinto, de tres diputados para UCD y dos para el PSOE.

El PP aspira a lograr un vuelco histórico en Huelva, su primera victoria provincial. Se quedó cerca en las municipales: 1.500 votos le separaron de la Presidencia de la Diputación. Ahora, quiere impulsar también desde Huelva el vuelco no sólo en las generales, sino en las autonómicas de marzo.

Antes habrá casi 400.000 electores onubenses que tendrán que depositar su voto en la urna, recordó ayer el PSOE. El presidente del Congreso, José Bono, fue el encargado de traer a Huelva este mensaje: "Aquí no hay nada ganado. Esto lo deciden los ciudadanos cuando van a las urnas, donde todos los votos valen lo mismo". Todo es cuestión de ver la botella medio llena o medio vacía, aseveró: con un 30% de indecisos y Rubalcaba por encima de Rajoy en valoración, destacó Bono, "tampoco están -los populares- para tirar cohetes".

Los socialistas buscan la movilización de un electorado desmotivado, al que instan a impedir "que los hitos en materia social viajen hacia atrás". Con una crisis económica que ha fagocitado la credibilidad del Gobierno y por ende del partido que lo sustenta, los socialistas llaman a la esperanza alabando la figura de Rubalcaba, "el mejor candidato", repitió Bono en el primer acto público celebrado en la provincia en esta campaña electoral. En el Polideportivo Las Américas, rodeado de mesas con unos 400 representantes vecinales y de asociaciones -con pestiños y zumos sobre el tablero-, el socialista consideró "injusto que la crisis quiera atribuirse, como hace la derecha, a Zapatero. Un solo hombre no es el culpable del problema de un país; ni era el que crucificaron, ni lo es Zapatero".

En clave local, el presidente del Congreso de los Diputados aprovechó su visita para una reivindicación que se ha convertido en tradición en todo cargo socialista que pase por la ciudad: la de los terrenos de la estación, porque "aunque se llame AVE, no vuela, va por tierra". Y la petición de voto para los números 1 al Congreso y el Senado, Javier Barrero y Petronila Guerrero, no sólo por ser socialistas sino "por ser buena gente".

En el lado popular empleo, empleo y más empleo. Con casi 80.000 parados en la provincia según la última Encuesta de Población Activa, los populares ya habían anunciado que centrarían su campaña en esta materia y lo corroboraban ayer con dos actos: una reunión con empresarios en Almonte, municipio conquistado al PSOE vía apoyo de Izquierda Unida, y un acto público en el Ayuntamiento de Minas de Riotinto, otra de las localidades clave ganada el 22-M, desde la que los populares comprometieron el apoyo de Mariano Rajoy con la reapertura de la mina.

"El PP apostará a partir del 20-N por la mina desde Madrid porque esta comarca se está jugando el empleo, la confianza y el futuro", aseguraba ayer la diputada nacional y número 1 al Congreso Fátima Báñez. Los populares han realizado una campaña reivindicativa en la Cuenca Minera, con la recogida de 2.500 firmas pidiendo la reapertura de las instalaciones mineras y a dos semanas de las elecciones juega una baza electoral en la comarca. "Está claro que para PSOE es más importante defender a sus gobiernos que apostar por el empleo, porque el proyecto de la reapertura de la mina supondría la creación de 1.200 puestos de trabajo en una comarca en la que el 50% de su población activa está en el paro", insistió Báñez.

De empleo habló también a los emprendedores la diputada durante el encuentro mantenido con los empresarios almonteños. Reducción de plazos para la creación de empresas, bajada de impuestos para pymes o cambios en la recaudación del IVA son algunas de las propuestas que el PP llevó hasta Almonte, sumadas al desarrollo de las infraestructuras pendientes.

¿Y sobre el sondeo? Más empleo, en palabras de Fátima Báñez: "A nosotros la encuesta que nos preocupa es la de población activa y crear miles de empleos para Huelva". Del tercer diputado que queda en el aire, ya se sabrá el 21.

También el coordinador andaluz de IU, Diego Valderas, se mostró convencido ayer de que "nada está escrito" sobre los resultados de las próximas elecciones generales, en las que IU espera alzarse "como un grupo parlamentario fuerte". En declaraciones recogidas por Europa Press, Valderas aseguró que "no entiendo que los trabajadores dejen de votar a la izquierda, la cual defiende sus derechos, para votar al PP". IU aprovechó el primer día de campaña para presentar medidas que defenderá la coalición: un proyecto de ley de medidas extraordinarias para crear empleo; apoyo a la Iniciativa Legislativa Popular de CCOO y UGT para dar marcha atrás a la reforma laboral; derogar la congelación de las pensiones; una ley que garantice la prestación de calidad de los servicios públicos y recuperar el valor de la democracia. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios