2011 Elecciones

"No hay que vivir de esperar ayudas sino de crear riqueza"

  • Dudas sobre los políticos y sobre la sociedad sevillana en una mañana en Antares

EL Club Antares es uno de los principales lugares de encuentro para empresarios y profesionales, donde se habla con naturalidad de política y elecciones. En su patio, se desayunan la actualidad leyendo los periódicos. Miércoles laborable (de Feria), conversación matinal a hora temprana con quienes están entre café y tostadas.

movilizar al indeciso

Fernando Yélamos, socio director del bufete que lleva su apellido, considera que "los políticos están en campaña en una onda completamente distinta a la de la ciudadanía. En Sevilla, la población está dividida casi al 50% entre simpatía a la derecha o a la izquierda, el 5% de votantes que no son fieles a unas siglas y que además son potenciales abstencionistas, determinan quién consigue uno o dos concejales que son la llave de gobierno. La Alcaldía será para quien los movilice".

Yélamos está convencido de la nula incidencia en el sentido del voto por la inculpación en presuntos casos de corrupción. "En muchos municipios, políticos imputados o encausados han ganado por mayoría absoluta".

Cree que las perspectivas son de cambio político como respuesta a la desazón por una crisis tan duradera. Su consejo al próximo alcalde es "darle prioridad a mejorar la movilidad en Sevilla, eso sí es competencia municipal, y no prometer la creación de miles de empleos, cuando todos sabemos que el empleo lo crean los empresarios. Ha sido positiva la creación de carriles bici, y las principales peatonalizaciones".

"sueldo sin dar golpe"

Martín Arance es un ejemplo de empresario hecho a sí mismo, al frente de una compañía de éxito en el sector del baño y la cerámica. "La población tiene ahora más formación e información para decidir su voto. Debemos propugnar en la sociedad los valores de la transparencia, la austeridad y la seriedad. ¿Adónde íbamos con la cultura del pelotazo? Todavía escucho a padres presumir de que sus hijos se han colocado en puestos donde cobran un sueldazo y no dan golpe. Y lo dicen presumiendo".

Arance propone cambiar "la dinámica cortoplacista y hacer apuestas adecuadas a largo plazo. Gobernar en función de cuatro años vemos lo que reporta: los dos primeros años se los pasan justificando lo que no pueden hacer, y los dos últimos se dedican a improvisar qué pueden prometer".

María del Mar Sánchez-Haro es una empresaria que, junto a su marido, dirige dos franquicias de Burger King en Los Bermejales y Montequinto. "No sé si votar o no, estoy indecisa porque no veo representadas en los candidatos mis ideas para Sevilla. Lo que está clara es la necesidad de mejorar al actual equipo municipal y dar lugar a un cambio. Son malos gestores. En El Porvenir, mi barrio, se puede apreciar en la falta de limpieza, en la mala organización del tráfico, y en la pésima gestión de la obra de Bueno Monreal".

Le interesa la política nacional, "ahí sí me veo reflejada en lo que propone Rosa Díez, de UPyD, para que el Estado central articule mucho mejor el rumbo del país. Véase la incapacidad de la vicepresidenta Salgado para poner de acuerdo a las 17 autonomías a la hora de ajustar el gasto público y coordinar la respuesta a la crisis".

Recomienda a los sevillanos "que dejen de ver la vida con la obsoleta división de todo entre derecha e izquierda, ya no tiene sentido lo de los míos y los otros. Las políticas sociales apenas van a cambiar gane quien gane. Se trata de elegir a los mejores y, si defraudan, se les cambia por otros. Pero todavía mucha gente vive en función del miedo a tener o perder las ayudas. Así no podemos seguir, necesitamos crear riqueza, no esperar ayudas".

Otro testimonio es el de Ernesto Guerrero. Malagueño de 49 años, gerente de una empresa, vive en Sevilla desde hace 21 años, reside en Alcalá de Guadaíra. "Es total el desprestigio de la clase política, carece de credibilidad. Me considero apolítico, confío en los buenos gestores. Los partidos se dedican a amplificar los trapos sucios del oponente y a minimizar los propios. El cambio pasa por la ejemplaridad del funcionamiento de los partidos y la depuración de responsabilidades a todos los niveles. Toda la corrupción que aflora es una vergüenza, y más aún cuando tantas personas lo están pasando mal".

A su juicio, la lucha contra la corrupción debe ser una prioridad. "¿No nos acordamos de la cantidad de años que se tardó en intervenir en Marbella, cuando era evidente que estaban saqueando las arcas municipales? La politización de la Justicia agrava la tardanza en poner coto a esas conductas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios