2011 Elecciones

Los pequeños, dispuestos a crecer

  • Los partidos sin representación municipal (Los Verdes, PA y UpyD) se enfrentan a estas elecciones con el objetivo de entrar en el salón de plenos municipal, y no como espectadores

Unas horas antes de que comience oficialmente la campaña electoral los nervios se concentran en el estómago. Da igual que llevenmuchos años en política o que sea la primera vez que se enfrentan a las urnas, el sentimiento es unánime. Son las 13:00 horas y los alcaldables de los partidos minoritarios afrontan el día con numerosos frentes abiertos. 

 

A Maite Olalla (UpyD) el inicio de campaña, además de nervios, le deja un poco más de caos en su vida diaria. A su apretada agenda laboral se une el trabajo en casa y el cuidado de sus tres hijos. Su marido trabaja fuera de Granada así que estos días Maite dice que se siente como una malabarista. "Es como si estuvieras todo el día haciendo malabares y cada vez te fueran echando más pelotas" asegura la candidata de UpyD. No obstante Maite cuenta que la ilusión con la que afronta sus primeras elecciones municipales hacen ligera toda esta carga de trabajo.  

 

Para Olalla la pegada de carteles no es más que un acto simbólico y no cree que los ciudadanos estén pendientes de esta cita así que, dada la poca utilidad que su partido le ve a este acto y teniendo en cuenta el coste tan elevado que tiene, anoche decidieron que sólo colocarían un cartel, el resto de propaganda electoral se difundirá por otros cauces. 

 

Para inaugurar la campaña, su partido organizó una 'marea magenta' que partió del Palacio de Congresos y subió por la Fuente de las batallas. "La falta de medios económicos hace agudizar la imaginación", explicó la candidata quien quiso dejar muy claro a los granadinos cual será el lema de su campaña: transparencia y austeridad. 

 

"Queremos que todo el mundo sepa por qué nos presentamos a estas elecciones. El Ayuntamiento de esta ciudad está muy mal gestionado y, por tanto, hay que cambiar al gestor. Creemos que la transparencia es vital y que todas las cuentas del Ayuntamiento deben estar colgadas en la web, y así lo haremos nosotros si llegamos a la Alcaldía", apuntó Olalla. 

 

Mientras llega el momento de acudir a la pegada de carteles, Jesús Valenzuela (PA) pasa el tiempo entre fogones. Valenzuela y su partido saben también que la pegada de carteles tiene cada vez menos adeptos así que para animar un poco el acto han decidido acompañarlo del reparto gratuito de caldo. "La gente cada vez tiene menos cosas que compartir con los políticos así que se nos ocurrió que en torno a un caldo caliente era más fácil organizar la pegada de carteles", argumentó ayer el candidato andalucista, quien se fijó como único objetivo durante estos días "disfrutar de la campaña". "Vamos a intentar que la gente vea que el PP ha hecho las cosas pequeñas de esta ciudad y que nosotros vamos a hacer las grandes: el Metro, el Cuarto Real, el Espacio Escénico, el Hospital Militar...", y añadió que Granada necesita otra forma de hacer política, "reivindicando". 

 

"Granada no abre el pico, necesitamos una fuerza que remueva sillones", opinó el candidato momentos antes de que comenzara la pegada de carteles.    

 

Esta idea que subrayó Valenzuela también está presente en el ideario de Los Verdes. Hay que cambiar la forma de hacer política, y con esta premisa se enfrentan a las urnas, conscientes de la dificultad de llegar al sillón de la Alcaldía. La idea general que mueve a todos los partidos minoritarios es la necesidad de instaurar otra forma de hacer política. Los Verdes han comenzado por eliminar el papel de toda su campaña. Empezaron anoche proyectando sus carteles en formato digital en la plaza de la Romanilla. "Nos hemos dado cuenta de que nuestro electorado y el cambio se mueven por las redes sociales", dice Ortega quien, al igual que Valenzuela, asegura que prioridad durante la campaña es "pasarlo bien". Unas horas antes de que comience la campaña Ortega reconoce que sus expectativas pasan por conseguir un concejal en el Ayuntamiento de Granada. "Necesitamos 6.000 valientes que apoyen nuestro programa para conseguir meter un concejal verde en Granada". 

 

Mario dice que estos días se siente como un actor de teatro o un profesor que da su primera clase del año. "No hay nervios pero sí una inquietud controlada". A las doce de la noche, comienza el espectáculo. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios