Distrito sur

A la espera de los proyectos integrales

  • Presidentes vecinales y representantes de colectivos sociales analizan cómo ha cambiado la zona en los últimos cuatro años

SI hay un distrito que ha sido objeto de la mayoría de las ruedas de prensa, presentaciones, obras y demás proyectos del gobierno de Pilar Sánchez, ése ha sido el Sur. Aunque muchos vecinos aún critican la falta de actuación en esta zona, lo cierto es que para bien o para mal, este territorio se ha convertido en una especie de estandarte de la legislatura del PSOE. Tanto es así, que la alcaldesa señalaba el pasado domingo que la regeneración e integración de la zona Sur, “la más beneficiada por las inversiones públicas en los últimos años, ha constituido una de prioridades del PSOE después de décadas de olvido”.

Barriadas como Federico Mayo, Cerrofruto, Estancia Barrera, Vista Alegre y Constitución, entre otras, han acaparado durante los últimos cuatro años muchas páginas de la prensa, sin embargo, los vecinos del distrito aún esperan una actuación integral que lleve al distrito la calidad de vida que merece.

Para conocer cómo ha cambiado la zona Sur en esta legislatura algunos presidentes vecinales analizan la intervención del gobierno local en sus barrios. El representante de Federico Mayo, Julio Morello, señala que “prácticamente no se ha actuado en la zona, aún recibimos muchas críticas de los vecinos por la poca atención que ha tenido la alcaldesa en nuestro barrio”. En la “larga” lista de denuncias vecinales está el mal estado del acerado, la falta de señalización en las calles, la “interminable” obra en la plaza de abastos de la barriada, la inseguridad por la movida juvenil y la poca limpieza viaria, prácticamente las quejas vecinales de la mayoría de las barriadas. “La zona sur realmente no ha cambiado nada, incluso podría decir que ha ido a peor. Por ejemplo, en Federico Mayo la marea negra llegó a la calle Puerto Real y ahí se quedó, las demás siguen mostrando un aspecto lamentable”, señala Morello.

Lo que sí ha gustado y mucho a los vecinos de esta zona han sido las obras de la plaza San Rafael que tuvo un importe total de 86.018 euros. “La verdad es que ahora está muchísimo mejor, aunque estamos esperando parte de los columpios que nos prometieron y somos los propios vecinos los que la mantenemos limpia”, remarca el presidente vecinal.

 Una de las principales ejecuciones en construcción de viviendas del distrito se ha efectuado en Cerrofruto. Su presidente, Juan Atienza, hace balance y señala que “en mi opinión no se ha hecho gran cosa. El parque de Santo Tomás de Aquino, los nuevos pisos y poco más. No se ha transformado la zona Sur en un sentido integral”. Sobre las esperadas viviendas que formarán el ‘nuevoCerrofruto’,  edificadas en las avenidas de la Liberación y Blas Infante, Atienza recalca que “no se puede vender como un logro de Pilar Sánchez, puesto que esto estaba firmado ya con Pedro Pacheco. La alcaldesa lo único que ha hecho es retrasar las obras, porque estamos en 2011 y aún quedan 130 pisos por terminar. A ver en qué año podemos estar todos los vecinos en nuestras casas”.

Entre la batería de actuaciones del gobierno local ha estado el proyecto de reurbanización de ronda Muleros, una intervención que finalizó a mediados de enero del pasado año y que contó con un presupuesto de más de 2 millones de euros. El presidente vecinal de Torresoto, Severino Mota, coincidió con Atienza al señalar que esta intervención “no es un logro del PSOE, porque ya estaba planificado antes de que llegara al Ayuntamiento”. Sobre su barrio el presidente reconoce que “no tenemos grandes deficiencias y quizás por ello no hemos visto una gran transformación en la legislatura de la alcaldesa, pero de todas formas el 22 de mayo los vecinos valorarán el trabajo de Pilar Sánchez con su voto”.

Lo que sí critica duramente es el cierre de la sede de la asociación “por orden de Pilar Sánchez”. “El 17 de diciembre de 2007 llegaron unos técnicos municipales y sin decirnos nada partieron la cerradura y cerraron la asociación hasta hoy. De hecho, estamos en pleito con el Ayuntamiento desde aquel momento sin tener un lugar donde realizar nuestras actividades. Eso sí que ha cambiado en Torresoto, ahora nos reunimos alrededor de un kiosco”.

Con los planes de inversión junto a los restantes programas en obra pública se han destinado, según el gobierno local, más de 7 millones de euros, a los que se suman “los más de 15 millones previstos en el Plan Urban exclusivo para esta zona”. Sobre este último documento son muchas las voces críticas que se han escuchado tras su anuncio. Desde la Coordinadora Existe, Antonio Rivera, reconoce que todo lo que se haga es positivo para la zona, pero la transformación “no ha existido, han sido actuaciones puntuales y para quien lo quiera comprobar, que se dé un paseo y hable con la gente”. Critica que no haya existido un plan de integración conjunto que cuente con la participación de los vecinos, que apueste por el capital humano para que cambie la realidad de la zona Sur.

Sobre el Plan Urban, Rivera lamenta que a pesar de las esperanzas que pusieron en un principio en el documento, se han sentido engañados por “un plan muy bonito en su diseño pero en el que no se ven representado los jerezanos. Hemos visto cosas que no casan y dinero que no va a servir para nada teniendo en cuenta que en lo que se va a destinar ya trabajan Cáritas, el Serjil, el Zagal... El dinero hay que gestionarlo desde el principio con eficacia y eficiencia, y nuestro Ayuntamiento no ha sabido hacerlo bien”.

Barriadas, inversiones, vivienda, vecinos... Ahora toca hablar de los espacios verdes y por eso no se puede obviar la laguna de Torrox. José Manuel Soria, miembro de Ecologistas en Acción, señala que este espacio “fue bastante importante a principio del siglo XX, pero ha sufrido un impresionante proceso de degradación, hasta el punto de casi desaparecer”. El jerezano recuerda que hace unos años se inició un proceso para una “supuesta” recuperación, “pero el problema es que quien lo gestiona no comprende el ecosistema”. Desde la organización avisan de que la laguna ha perdido su fondo, lo que conlleva que en la actualidad no tenga capacidad para retener avenidas de agua y aunque saben que hay un proyecto de más de 2 millones de euros para sacar la tierra, “volverá a estar mal porque no se eliminan las causas que provocan su estado actual”, declara Soria.

Pero no todo ha sido negativo en este espacio artificial aunque con valores naturales. Ecologistas en Acción recuerdan que en los últimos años se han realizado cosas “bien hechas” como optar por un tipo de jardinería que ahorra recursos y dinero.

Mientras, desde el Ayuntamiento sí que remarcan el cambio de imagen del distrito enumerando actuaciones como la remodelación del centro de barrio de Vallesequillo y la reforma integral del parque; la construcción de la nueva piscina cubierta; el nuevo centro de barrio de El Agrimensor; la urbanización del solar del centro de mayores y el parque en el Hogar Siloé y en avenida Moreno Mendoza. Habrá que comprobar el domingo si a los vecinos le valen las primeras piedras e inauguraciones para volver a dar el voto de confianza a Sánchez, o si por el contrario, creen que no ha cumplido con todas las promesas que hace cuatro años lanzó a la zona Sur.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios