Elecciones 2011

La avalancha socialista que no vieron ni Chanquete ni Naranjito

  • Sólo seis meses después de la llegada de Felipe González a La Moncloa, el PSOE arrasaba en la provincia, ganando en 26 municipios y logrando el 46% de los votos

De calle. Así ganó el PSOE las segunas elecciones municipales de la etapa democrática en la provincia de Cádiz, las de 1983. Fue una avalancha socialista en toda regla como demuestra el hecho de que este partido ganó en 26 de los 42 municipios de la provincia (aún no se habían independizado ni Benalup ni San José Valle) obteniendo además un porcentaje de votos jamás repetido hasta ahora en unos comicios locales en territorio gaditano: el 46,85%.

Y es que por aquella época España estaba consternada, pero se identificaba claramente con unas siglas políticas. Y estaba consternada por múltiples razones. Por ejemplo, porque apenas dos semanas antes de que se abrieran los colegios electorales, este país había hecho un ridículo histórico en el Festival de Eurovisión con el famoso cero puntos cosechados por Remedios Amaya y su fatídico Quién maneja mi barca. Fue un ridículo similar al de algunos meses antes, cuando Naranjito se iba de nuestras vidas con más pena que gloria tras dejarnos sin Mundial de Fútbol a las primeras de cambio. Pero la conmoción real tendría lugar poco después, cuando Pancho, con la voz compungida, comunicaba a sus compañeros de pandilla de Verano Azul y a miles de televidentes la muerte de Chanquete.

Era otra España, una España que intentaba amoldarse a la Ley del Divorcio ideada por el entonces ministro de Justicia Francisco Fernández Ordóñez, una España que seguía en la tele las piruetas de Leroy en Fama, el estilismo de Retorno a Brideshead o los dibujos de Érase una vez el espacio y una España que apenas una semana antes de estas nuevas elecciones municipales había visto cómo el polémico Javier Clemente había hecho campeón de Liga al Athletic de Bilbao. Aquel gol de Tendillo de un Valencia ya descendido dejaba con cara de tontos a la larga legión de madridistas de la época.

Pero en España sólo había un color político: el del PSOE y el de un Felipe González que apenas seis meses antes, en octubre de 1982, había liderado el cambio político en el país, enterrando para siempre a la UCD. El Partido Comunista y Alianza Popular, entonces coaligada con el Partido Demócrata Popular (PDP) y Unión Liberal (UL) intentaban seguir, aunque muy de lejos, los pasos de los socialistas.

La provincia de Cádiz no iba a estar al margen del resto del país y aquel domingo 8 de mayo de 1983 votó mayoritariamente socialista. Bajo la dirección de Luis Alberto Balbontín, Diario de Cádiz, aún en formato sábana, reflejaba aquel escrutinio con un titular a toda plana: "Victoria socialista en las elecciones municipales". Y a la derecha, una fotografía captada por Juman en la que se veía a Carlos Díaz, reelegido alcalde de Cádiz, siendo paseado a hombros en la sede socialista de San Antonio.

Fue Carlos Díaz uno de los grandes triunfadores de aquella noche electoral, al obtener su primera mayoría absoluta en la capital gaditana. Logró 18 concejales -listón jamás igualado luego por los socialistas-, el doble de los nueve ediles logrados por la lista de AP que encabezara José Antonio Gutiérrez Trueba. El socialismo era un referente claro en una capital gaditana que viviría pocos días después el tercer ascenso del Cádiz C.F. a Primera División, derrotando al Elche en el Carranza.

Pero no fue Carlos Díaz el único triunfador de aquella noche electoral. Otros dos ilustres de la política gaditana se hacían fuertes en sus feudos: Pedro Pacheco (PSA) en Jerez y José Antonio Barroso (entonces liderando el grupo independiente Unidad Puertorrealeña). El primero obtuvo 16 de 27 concejales y el segundo, 13 de 21.

La consecución de mayorías absolutas fue la tónica general porque sucedió en 35 municipios. Casi nada. Con esta amplitud ganaron, entre otros, los socialistas Jesús Ruiz en Arcos, Serafín Núñez en Barbate, Miguel Domínguez en Los Barrios, Juan Carmona en La Línea, Diego Leal (aún seguía militando en el PSOE) en Conil, Sebastián Saucedo, actual delegado del Gobierno, en Chiclana, Antonio Mateos en Grazalema, Agustín de la Flor en Medina Sidonia, Fernando Tejedor en Rota, Eduardo López Gil en San Roque, Cristóbal Rivera en Setenil, Antonio Ruiz en Tarifa y Carlos Holgado en Villamartín. También obtuvieron mayoría absoluta los independientes Antonio Morillo (ya escindido de UCD) en Vejer o Juan Sevillano (aún no militante del PSOE) en Bornos, al igual que los comunistas José Luis Medina Lapieza en Sanlúcar y Juan Antonio Oliveros en Trebujena.

Los resultados más ajustados tuvieron su localización en San Fernando y El Puerto. En la localidad isleña, en la sesión de constitución del 23 de mayo los seis concejales de la coalición PP-PDP-UL dieron su voto a Avelino Arias (entonces aún en el PSA), evitando así la llegada a la Alcaldía del candidato ganador de esas elecciones, José Agustín Mendoza (PSOE). Socialistas y andalucistas estaban empatados a nueve concejales.

En El Puerto no hubo sorpresas y, como cada grupo político votó a su candidato, fue elegido alcalde el comunista Rafael Gómeda Ojeda, que había ganado los comicios con nueve concejales, es decir, uno más que el PSOE de Alfonso Sevillano y dos más que la lista de AP que liderara Manuel Moreno Romero. En las filas populares debutaba como concejala Teófila Martínez, que 12 años después se convertiría en alcaldesa de Cádiz.

Los socialistas Ernesto Delgado en Algeciras e Ignacio Calvo en Ubrique y el independiente Miguel Valdés en Chipiona fueron otros de de los nuevos alcaldes elegidos 15 días después de la celebración de aquellas elecciones municipales.

A mediados de 1983, una vez que ya habían hablado las urnas, arrancaba una etapa de dominio incontestable del PSOE en la provincia de Cádiz. Ni Chanquete ni Naranjito pudieron ver esa avalancha ni tampoco la que tendría que repetirse cuatro años después, en las municipales de 1987...

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios