2011 Elecciones

El PP trata de afianzarse como fuerza mayoritaria tras la división en el PSOE

  • La buena sintonía entre populares y PA da confianza a Baldomero García para continuar como alcalde de la ciudad · Pablo Carrillo ha iniciado ya la recomposición de los socialistas, que aún cuentan con amplio apoyo

Pozoblanco cierra en sólo unos días el mandato corporativo más convulso, polémico y crispado de la historia democrática reciente de esta ciudad de la comarca de Los Pedroches. Por ello, cualquier análisis previo sobre lo que pueda pasar en las urnas el 22 de mayo tiene que pasar inexcusablemente por una explicación de lo acontecido en el Ayuntamiento pozoalbense en los últimos cuatro años.

Así, el PSOE logró la Alcaldía en 2007 tras ser la fuerza más votada, aunque con mayoría simple. El alcalde, Benito García de Torres, tuvo que fajarse en el Pleno con el resto de fuerzas para sacar los asuntos municipales adelante y con su propio grupo, con el que comenzó a mantener fuertes discusiones. El asunto de la alineación del Paseo Marcos Redondo, los rumores incluso de una moción de censura de PP, PA e IU contra el alcalde y la cada vez más deteriorada relación con su propio partido llevó a García de Torres a cesar de sus funciones a casi todos los ediles y gobernar solo, hasta que dimitió y fue expulsado del PSOE.

Ya en el grupo de concejales no adscritos, su voto en 2009 fue decisivo para que se produjera justo a mitad del mandato un relevo en la Alcaldía, que pasó a manos de Baldomero García Carrillo (PP), quien selló una alianza de gobierno con el PA. El ex alcalde socialista se vio desde un primer momento arropado por un grupo de militantes, quienes se dieron de baja en la agrupación local socialista y forjaron lo que hoy es Ciudadanos Demócratas e Independientes (CDeI), que se presenta por primera vez a las elecciones.

Así las cosas, el favorito en los sondeos para convertirse en el partido más votado es el PP del actual regidor. García Carrillo ha consolidado en estos dos años su posición no sólo como alcalde, sino a nivel interno, de manera que no hay discusión sobre su liderazgo en estos momentos en el PP, pese a algunas voces, muy minoritarias, que se han quejado en estos dos años del excesivo protagonismo que el alcalde, con seis concejales, ha dado a su socio de gobierno -el PA-, con sólo dos ediles.

No obstante, la prudencia reina en el seno del PP pozoalbense y, aunque se ven ganadores, prefieren esperar al resultado final para hacer cábalas, con la tranquilidad además de que no ha habido fisuras, al menos de cara al exterior, en su acuerdo de gobierno con los andalucistas.

La fuerza llamada a evitar el ascenso del PP es el PSOE, una formación que se ha visto seriamente deteriorada en su proyección pública en Pozoblanco tras la expulsión de Benito García, lo que forzó un recambio a nivel interno y la llegada de Pablo Carrillo, quien desde hace un año dirige partido y trabaja en la confección de la candidatura. A su favor juega la renovación emprendida a nivel interno, si bien es posible que el 22 de mayo llegue demasiado pronto para su nuevo equipo, aunque el PSOE sigue teniendo un apoyo social muy importante en la localidad. En su contra juega, entre otras cosas, que a nivel interno se le considera un hombre demasiado ligado al ex alcalde pozoalbense durante muchos años y actual delegado de Empleo, Antonio Fernández.

La tercera fuerza en liza en los comicios es el PA de Emiliano Pozuelo, que podría ser el gran beneficiado de los dos años de gestión junto a los populares en el Ayuntamiento, ya que su proyección pública ha ido al alza. Sin embargo, habrá que esperar al 22 de mayo, puesto que una hipotética subida del PA en número de concejales podría significar también un aumento del nivel de exigencia a la hora de un acuerdo de gobierno.

El río revuelto del PSOE podría afectar también a IU, posible refugio del voto de izquierdas desencantado con los socialistas. La candidata, Manuela Calero, ha sido constante en su oposición tanto al alcalde del PSOE como al del PP y el resultado que obtenga la coalición puede ser clave para los llamados gobiernos de progreso.

Otra de las incógnitas de estos comicios es ver el papel que puede jugar el nuevo partido del ex alcalde socialista Benito García -Ciudadanos Demócratas e Independientes (CDeI)-. Su posible entrada en el plenario supondría toda una novedad, sobre todo si, como todo apunta, recibe el apoyo de votantes que asiduamente han apoyado al PSOE local.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios