Hace 25 años

1984Los usuarios de la playa Victoria, indignados por las obras

El buen tiempo acompaña y la playa Victoria ha comenzado a registrar sus llenos habituales. El éxodo playero se nota en el casco antiguo de la ciudad, que los domingos aparece completamente desierto.

La cara de estas primeras jornadas de playa son los clásicos reencuentros de todos los años, dando a la Victoria ese ambiente familiar y amistoso que le caracteriza.

La cruz, por no decir la indignación, llegaba con los nuevos tramos del Paseo Marítimo. Si antes eran las casetas llamadas 'las olitas' las que no dejaban ver el mar, ahora son las vallas de las obras que allí se realizan. Todo el mundo tiene la misma pregunta, "¿porqué ahora y no el año pasado cuando acabó la temporada?"

Los peatones han quedado prácticamente sin paseo y los coches carecen de sitio para circular. La playa Victoria vuelve a ser la 'cenicienta', y las protestas vecinales se extienden a los astronómicos precios para arrendar las casetas que aún quedan en pie.

Queda la esperanza de que todo sea para mejor, pero las obras debieron comenzar mucho antes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios