Efemérides

Con nombre propio

  • José María Otero

La Feria de la Tapa de Utrera, afia m Gitanilla del Carmelo

Todas las tardes cruzaba la plaza del Mentidero para entregar en la redacción de Diario de Cádiz el correspondiente santoral, acompañado, en ocasiones, con alguna que otra poesía.

Adelita Medina Cuesta había nacido en Cádiz en octubre de 1885. Estudió en la academia de Enrique Mosquera y en el colegio de San Martín. Bordadora de profesión, tuvo un acreditado taller en nuestra ciudad, dedicado preferentemente a ornamentación religiosa.

Adelita fue una brillante y fecunda escritora. Su tremenda humildad y su obsesión por tratar únicamente temas religiosos le impidieron, tal vez, alcanzar mayores triunfos. Buena prueba de esta modestia fue lo sucedido en la plaza de la Catedral, donde en 1941 se representó un auto sacramental escrito por ella con el título de Contra siete vicios. Pese a las repetidas ovaciones del público, Adelita se negó en rotundo a salir a saludar.

De su obra literaria destacan los autos sacramentales, Lo que nos dicen las flores, Con mi lámpara encendida y el ya citado Contra siete vicios, el poema Fraile y medio, dedicado a San Juan de la Cruz, y los libros de poesías Flores silvestres y La buenaventura. Algunas de estas obras fueron representadas, con gran éxito de público, en el Gran Teatro Falla.

Gitanilla colaboró con todas las cofradías de la ciudad, particularmente con la de Jesús Caído, cuyos pasos eran detenidos frente al domicilio de la escritora. Los Martes Santo, la Virgen de los Desamparados siempre llevaba una flor natural en sus manos colocada por la escritora.

Adelita Medina falleció en su domicilio de la plaza del Mentidero el 15 de enero de 1983. Una sencilla lápida recuerda que allí vivió una escritora de profunda fe religiosa y de ejemplar modestia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios