Efemérides

La comparsa del cañonero Laya Historias de Cádiz

  • josé maría otero

El origen de las comparsas y chirigotas de Cádiz es tema de discusión entre los aficionados a la historia de nuestros carnavales.

Sin embargo, en lo que no hay discusión es que fue una chirigota de Cádiz la que dio origen a las murgas de Tenerife.

Ocurrió en 1917, cuando la Primera Guerra Mundial se encontraba en pleno apogeo. El Gobierno español, pese a la neutralidad oficial, acordó enviar un buque de guerra a las islas Canarias para vigilar el movimiento marítimo en torno a las islas.

El buque designado fue el cañonero Laya, cuya base principal era el puerto de Cádiz y cuya tripulación estaba formada por una mayoría de marineros gaditanos.

Estos marineros solicitaron y obtuvieron permiso del comandante del buque para organizar una chirigota y cantar por las calles de Tenerife. El éxito fue impresionante y los periódicos de la época señalan que lo mejor del Carnaval de ese año fue la actuación de los marineros del Laya, a los que seguían por las calles una legión de admiradores.

Al año siguiente, el Laya seguía patrullando por las islas Canarias y los marineros decidieron volver a sacar una chirigota. En esta ocasión se denominaron 'Los Delicados' y hasta hicieron su propio libreto, que se conserva en la Biblioteca Municipal de Tenerife.

Entre las coplas de 'Los Delicados', la prensa de las islas Canarias destaca la que hacía referencia a la confusión entre un submarino y "mi suegra que tomaba un baño en la playa".

En ese segundo año de estancia del cañonero Laya en Tenerife, 1918, fueron ya varias 'murgas', encabezadas por la de 'El Flaco', las que se decidieron a salir junto a la chirigota de los marineros de Cádiz.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios