Resultados récord

Befesa casi duplica el beneficio en el primer ejercicio completo cotizando en Fráncfort

  • La empresa que dirige el empresario sevillano Javier Molina gana 90 millones netos en 2018, lo que supone un incremento del 83%

Javier Molina, CEO de Befesa, en la sede del Grupo Joly en Sevilla. Javier Molina, CEO de Befesa, en la sede del Grupo Joly en Sevilla.

Javier Molina, CEO de Befesa, en la sede del Grupo Joly en Sevilla. / Juan Carlos Vázquez

El primer ejercicio completo de Befesa desde que cotiza en la bolsa de Fráncfort –se estrenó en el parqué alemán en noviembre de 2017_– se ha saldado con un resultado récord que casi duplica el del año anterior, según la información que facilitó a este diario la empresa que preside el empresario sevillano Javier Molina.

En 2018, Befesa, compañía líder del mercado europeo en servicios de reciclaje de polvo de acería y escorias salinas de aluminio, obtuvo un beneficio neto de 90 millones de euros, lo que se corresponde con un beneficio por acción (BPA) de 2,65 euros.  Este resultado supone un crecimiento espectacular, de un 83% respecto al beneficio neto de 2017.

La compañía señala los cambios de gestión para explicar esta considerable mejora: la nueva estructura de capital de Befesa ha reducido los gastos financieros un 60% aproximadamente. Además, la fuerte generación de flujo de caja redujo la deuda hasta los 377 millones de euros, resultando en un ratio de apalancamiento financiero de 2,1 veces el Ebitda.

Con estos exitosos resultados, Befesa espera distribuir un dividendo a sus accionistas que suponga el 50% de su beneficio neto, equivalente a 1,32 euros por acción, lo que supone una rentabilidad por dividendo del 3,5%, según la compañía.

Este beneficio es fruto también de un relevante incremento de sus ingresos comparables, de un 8%, hasta los 720 millones de euros, debido principalmente al crecimiento de volumen de reciclaje en los dos principales segmentos. El negocio de reciclaje de polvo de acería  aumentó un 9% en 2018, principalmente por una mayor utilización de la planta en Corea del Sur, la completa utilización de la planta en Turquía y los altos niveles de utilización en las instalaciones europeas de Befesa. El negocio de reciclaje de escorias salinas, los volúmenes de escorias salinas y SPL (Spent Pot Lining) crecieron un 1% con respecto al año anterior hasta alcanzar nuevos niveles de utilización récord del 98% en 2018.  El Ebitda consolidado creció un 2,1% hasta los 176 millones de euros y el Ebit un 2,1% hasta los 147 millones de euros, alcanzando márgenes del 24% y 20% respectivamente.

La mejora del negocio y el beneficio ha venido acompañada también por una evolución positiva del endeudamiento. A finales de 2018, Befesa redujo su nivel de deuda financiera neta a un nuevo mínimo de 2,1 veces el Ebitda frente a las ,4 de finales de 2017, lo que provocó una reducción adicional del tipo de interés al Euribor+225 puntos básicos frente al Euribor+275 puntos básicos de finales de 2017.

A eso sumó en 2018 un sólido flujo de caja neto de las actividades operativas de 104 millones de euros, un 13% más que los 92 millones de euros del año anterior. El efectivo disponible a finales de 2018 asciende a 151 millones de euros, lo que supone un incremento de 33 millones de euros frente a los 118 millones de euros de finales de 2017.

Javier Molina hizo una valoración muy positiva del balance: “Estamos muy satisfechos con los resultados obtenidos en 2018, nuestro primer año completo en la Bolsa de Fráncfort”. “Hemos mejorado –enfatizó– desde el punto de vista financiero y alcanzado logros estratégicos en un entorno difícil, en el que los precios del zinc han disminuido un 25% en el transcurso del año”.  El CEO de Befesa también destacó el aumento significativo del beneficio neto, “cumpliendo lo prometido para nuestros accionistas y preparándonos para continuar nuestra exitosa ruta de crecimiento. 2019 será un año muy importante para Befesa, ya que esperamos seguir creciendo en beneficios y alcanzar hitos clave en nuestras iniciativas de expansión, especialmente en China”, añadió.

Para 2019, Befesa espera seguir creciendo en Ebitda, impulsado principalmente por la mejora de la cobertura del precio del zinc, que podría verse limitado por aumentos desfavorables en las tarifas de tratamiento de zinc (TCs). También espera que el aumento de los beneficios, combinado con el descenso de los gastos financieros, se traduzca en una mejora del beneficio neto y del BPA. Se espera que las inversiones destinadas a proyectos de crecimiento se sitúen en torno a los 75 millones de euros en 2019, incluyendo la mayor parte de los costes de construcción de la primera planta anunciada en China.

Befesa prevé que su apalancamiento financiero se mantenga estable durante 2019, aproximadamente en los niveles actuales.

La primera planta que Befesa está construyendo en China en la provincia de Jiangsu está diseñada para reciclar 110.000 toneladas anuales de polvo de horno de arco eléctrico (EAF). Se espera que la construcción comience a finales del segundo trimestre de 2019 y que el inicio de las operaciones se produzca durante el segundo semestre de 2020.

 

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios