Economía

La euforia en la bolsa abre paso a las pérdidas por la recogida de beneficios

  • La bolsa española, tras la subida histórica del lunes (+14,43%), se vio perjudicada por la decisión de los inversores de hacer caja y bajó un 3,32 por ciento, su cuarta mayor caída del año.

Comentarios 1

La euforia con la que las bolsas europeas respondieron al plan de estabilidad aprobado por la Unión Europea para garantizar la solvencia de la eurozona se tradujo este martes en una recogida de beneficios, mientras en el mercado de divisas el euro se debilitaba frente al dólar

La bolsa española, tras la subida histórica del lunes (+14,43%), se vio perjudicada por la decisión de los inversores de hacer caja y bajó un 3,32 por ciento, su cuarta mayor caída del año. El índice de referencia en la bolsa española, Ibex-35, retrocedió 343,30 puntos, hasta quedar en 10.008,60 puntos, con lo que sus pérdidas anuales aumentan hasta un 16,18 por ciento.

En esa misma línea y por las misma razones, el selectivo londinense FTSE-100, retrocedió 53,21 puntos, un 0,99 por ciento; mientras que el FTSE MIB de Milán bajó 0,46 por ciento, hasta situarse en 20.874,65 puntos. La Bolsa de Lisboa acusó, por su parte, una caída del 2,20 por ciento, que situó su principal índice, el PSI-20, en 7.174,10 puntos. En contraste, la Bolsa de Fráncfort, rompiendo la tendencia generalizada, anotó una segunda jornada en positivo aunque las ganancias fueron en todos los casos moderadas. El índice DAX 30 subió 19,80 unidades, ó 0,33 por ciento, hasta 6.037,71 puntos, subida que los analistas achacan a los datos coyunturales positivos conocidos en Estados Unidos.

La mejora de la confianza empresarial al otro lado del Atlántico permitieron contrarrestar así los efectos de la toma de beneficios, especialmente abultados en el sector bancario. Commerzbank se dejó en el parque un 1,91 por ciento y Deustche Börse del 1,75 por ciento, mientras que Deustche Bank, que el lunes se anotó una subida de casi el 12 por ciento, logró salvarse de los números rojos con una subida de 0,70 por ciento. El ganador de la jornada en Fráncfort fue Daimler, con un avance del 2,59 por ciento, seguido del consorcio tecnológico Siemens, cuyos títulos se revalorizaron un 2,35 por ciento. En Lisboa, las mayores pérdidas las acusaron los títulos financieros: el Banco Comercial Portugués, participado por el Sabadell, se hundió el 4,95 por ciento, el Banco Espíritu Santo el 1,42 por ciento y el Banco Portugués de Inversiones, participado por La Caixa, el 3 por ciento.

En España, donde el diferencial entre el bono español y el alemán, el de referencia en Europa, volvió a superar los 100 puntos básicos, debido a que la rentabilidad de la deuda española subió mientras que la germana bajó, las pérdidas más llamativas fueron igualmente para los bancos. Los títulos de Bankinter bajaron un 4,48 por ciento, los del Popular el 4,42 por ciento y las del Sabadell el 4,03 por ciento.

Las pérdidas se encuentran en el terreno de la normalidad tras una jornada de fuertes ganancias, si bien los analistas observan que la incertidumbre no abandonó el mercado. El escepticismo fue evidente en el mercado de divisas, donde el euro no solo no tuvo el repunte esperado sino que cerró en 1,2691 dólares, frente a los 1,2857 dólares de la víspera.

La euforia del lunes, a la que la divisa europea reaccionó en un momento de la negociación marcando los 1,30 dólares, fue efímera, sin la solidez necesaria para contrarrestar las dudas sobre los recortes fiscales anunciados y los efectos de las acciones a emprender por el BCE en el marco de ese gigantesco plan de rescate.

El BCE contribuirá a ese plan, de 750.000 millones de dólares, con nuevas inyecciones de liquidez y la compra directa de deuda pública y privada en los países de la eurozona que considere. Esta medida, no recogida en los manuales del BCE, es vista con ojos críticos por los analistas e incluso por una parte del consejo de gobierno del propio BCE en tanto que la decisión se tomó por mayoría y no por unanimidad o consenso como suele ser el caso.

El BCE retomó las operaciones de liquidez y adjudicó 120.049 millones de euros al 1 por ciento en la subasta semanal y en otra operación de refinanciación a largo plazo, así como 9.205 millones de dólares al 1,22 por ciento. La entidad monetaria adoptó asimismo de nuevo el procedimiento de subasta a tipo de interés fijo y adjudicación plena para las operaciones con un vencimiento de tres meses que llevará a cabo el 26 de mayo y el 30 de junio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios