Crisis financiera | Lehman Brothers

¿Superó el sistema la crisis desatada por la debacle de Lehman Brothers?

  • Una década después, su nombre ha quedado grabado a fuego, pero ¿lo están también las lecciones que dejó su caída?

El director general de Lehman Brothers, Richard Fuld Jr., testifica ante el juez. El director general de Lehman Brothers, Richard Fuld Jr., testifica ante el juez.

El director general de Lehman Brothers, Richard Fuld Jr., testifica ante el juez. / Shawn Thew Se, EFE

La quiebra del banco estadounidense Lehman Brothers, del que se cumplen diez años, fue el símbolo del capitalismo más despiadado y ha inspirado hasta un musical, The Lehman Trilogy. Diez años después, su nombre ha quedado grabado a fuego, pero ¿lo están también las lecciones que dejó su caída?

Sylvie Matherat, de la junta directiva del principal banco alemán, el Deutsche Bank, cree que no se repetirá un caso así: "Hemos hecho mucho desde entonces para frenar esos efectos de contagio y fortalecer el sistema financiero general".

Terremoto financiero que tambaleó la economía real

La quiebra de Lehman Brothers el 15 de septiembre de 2008 fue un terremoto en el mundo financiero y se trasladó a la economía real porque la falta de confianza en el sistema frenó el flujo de dinero e hizo zozobrar a muchas otras entidades. Los bancos centrales y gobiernos tuvieron que inyectar cientos de miles de millones para rescatar a las instituciones.

Matherat, que trabajó durante años como supervisora bancaria, opina que "en muchos aspectos los banqueros pensaban a demasiado corto plazo. Las reglas contables que permitían obtener ganancias muy rápidas a corto plazo no eran un buen incentivo". En su opinión habría que debatir si la presentación de resultados trimestrales deriva quizás en un pensamiento cortoplacista, algo que hay que cambiar.

Los bancos estadounidenses se recuperaron, los europeos no tanto

Mientras algunos bancos europeos siguen arrastrando las cargas de la crisis financiera, los competidores estadounidenses cosechan grandes beneficios estos días. "Fue una buena decisión del Gobierno estadounidense obligar a las entidades a aceptar la ayuda estatal", cree Matherat. "Acertó al considerar: no vamos a perder tiempo analizando si un banco necesita o no ayudas estatales".

Un corredor de bolsa en Wall Street, el 15 de septiembre de 2008. Un corredor de bolsa en Wall Street, el 15 de septiembre de 2008.

Un corredor de bolsa en Wall Street, el 15 de septiembre de 2008. / PETER FOLEY, EFE

Aumento de los controles

Otra consecuencia de la crisis fue que los reguladores han aumentado los controles, algo que la francesa, miembro de la junta directiva del Deutsche Bank desde noviembre de 2015, considera correcto, aunque pide tener en cuenta la situación general. "Hay que ver si realmente todas las reglas tienen sentido y, sobre todo, cómo funcionan en la interacción entre sí".

Matherat no está preocupada por el hecho de que en Estados Unidos se están flexibilizando con Donald Trump las regulaciones impuestas tras la crisis. "No creo que se produzca una ola desreguladora. Fue muy difícil introducir las reglas actuales, además del hecho de que han aportado seguridad. Nadie que haya vivido eso quiere pasar por los mismos dolorosos procesos para anularlo todo".

Amenaza de una nueva crisis que será más grave

La visión de Matherat, cuyo banco también fue golpeado por la crisis, no es compartida por todos, sino que muchos expertos consideran que persiste la amenaza de una nueva crisis que además será más grave. El endeudamiento es mayor en la actualidad que después de la Segunda Guerra Mundial, algo que en opinión del ex ministro alemán de Finanzas Wolfgang Schäuble habla a favor de las probabilidades de otro terremoto financiero, asegura en el documental Expediente secreto de la crisis financiera, emitido por el canal público germano ZDF.

"Me sorprendería que en los próximos tres a cinco años no tuviéramos de nuevo una grave crisis. Creo que se debe a una serie de elementos combinados que me mantienen literalmente en vela por las noches", sentencia en el programa el actual economista jefe del Deutsche Bank, David Folkerts-Landau.

Un sistema increíblemente ineficiente

El sistema financiero es increíblemente ineficiente, subrayan también en su libro El fin de la banca. El dinero, el crédito y la revolución digital el periodista económico suizo Jürg Müller y un compatriota que trabaja en la banca en Estados Unidos y que quiere permanecer en el anonimato, por lo que firman con el seudónimo de Jonathan McMillan.

"Estoy convencido de que el mayor problema que tenemos hoy en la sociedad es que el sistema financiero ya no funciona", señaló uno de los autores.

Decidieron escribir el libro porque no estaban contentos con cómo se había manejado esta crisis. "Era 2011. En las ciencias económicas no había cambiado nada (…) En el mundo financiero se siguió haciendo lo mismo. (…) En 2008 y 2009 notamos que habían hecho algunas reflexiones, pero enseguida se dieron cuenta de que serían rescatados y de que la sociedad los dejaría en paz y siguieron haciendo todo como siempre", denuncian. Hasta hoy.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios