Análisis económico-financiero de la empresa andaluza 2019 El ritmo de creación de empresas en Andalucía es superior al nacional

Directivos de Unicaja Banco y de Analistas Económicos de Andalucía presentan el informe. Directivos de Unicaja Banco y de Analistas Económicos de Andalucía presentan el informe.

Directivos de Unicaja Banco y de Analistas Económicos de Andalucía presentan el informe. / M. G.

El empuje empresarial en Andalucía se mantiene vivo. El último informe elaborado por Unicaja Banco, titulado Análisis económico-financiero de la empresa andaluza 2019, corrobora el crecimiento mantenido que tiene el tejido de la región desde 2014. Muestra de ello es que, según el coordinador de este trabajo, José Antonio Muñoz, esta evolución fue de cerca del 2,8%, por encima del promedio nacional. A pesar de este repunte, “todavía no se han recuperado los niveles existentes en 2008”, precisó.

A pesar de esta aproximación al ejercicio pasado, el análisis entra de lleno en 2017 y el avance de 2018 ejercicio en el que el número de compañías era de 509.137, un 1,5% más que el ejercicio anterior. En este momento, la variación fue algo inferior a la media nacional. De acuerdo con estas estadísticas, la densidad empresarial en la comunidad es de 60,7 por cada mil habitantes, un 0,8% más que en 2017 y un 4,9% por encima de 2014. De acuerdo al tamaño, los autores destacaron que las que más crecieron fueron las que integradas por entre 10 y 99 empleados y aquellas que superan el centenar, con ritmos del 6,5% y del 6,6%, respectivamente.

La actividad predominante en este perfil empresarial es la de servicios, sin incluir dentro de este campo el comercial, ya que concentra el 57,1% del total de empresas; las comerciales supone el 26,4%; la construcción, el 10,7%, y la industria, el 5,7%. Son estas últimas las que más crecieron en 2018 respecto a 2017, con un 5,7% de variación. En 2018 se crearon en la comunidad 16.016 sociedades mercantiles (16,8% de todo el país), mientras que se disolvieron 3.335 (14,9% del total nacional).

En cuanto a la distribución territorial, la posición de Málaga sigue siendo predominante. Muestra de ello es que a principios de 2018 acogía 123.109 empresas, lo que representa el 24,2% del total de la región, seguida por Sevilla, con 117.385 (23,1%). No obstante, a este valor absoluto hay que añadir otro relativo de singular importancia, ya que el crecimiento en la cifra de firmas de 2017 a 2018 fue del 3%, superando no sólo la media andaluza sino también la nacional. A estos se añade, según se recoge en el informe una densidad empresarial por cada mil habitantes de 75, mientras la media española es de 71,4. Un parámetro que indica la “recuperación de los niveles previos a la crisis económica”. Otro de los aspectos puestos en valor por el coordinador del informe es el de las ventas. “En estos dos años crecieron un 12%, en 2017, mientras en el avance de los datos apuntan un aumento del 6%”, indicó Muñoz, que apostilla que “dos de cada tres empresas” han tenido beneficios en estos ejercicios. “Es algo muy positivo porque en los años de crisis eran una de cada dos”, precisó.

Atendiendo al tamaño de las empresas, las grandes fueron las que en 2017 registraron un crecimiento superior, con un 15% en las ventas, mientras que por sectores, la construcción fue la que tuvo un aumento superior (23,5%). Por provincias, la mejora fue especialmente apreciable en Granada (208%) y Córdoba (14%). En el caso de Málaga, el promedio de aumento de ventas es similar a la media regional, mientras que el 70% de las sociedades presentaron beneficios.

El Análisis económico-financiero de la empresa andaluza 2019 identifica en el periodo 2014-2017 un total de 7.070 sociedades que cumplen todos los requisitos de “excelencia” considerados, teniendo en cuenta su capacidad para generar recursos (denominadas líderes), el incremento de ventas (bautizadas como gacelas) y la obtención de rentabilidad elevada (conocidas como de alta rentabilidad). El 52% de todas ellas se concentran en Sevilla (27%) y Málaga (25%). Se da la circunstancia de que mientras en la provincia sevillana priman las líderes y las gacelas, en la malagueña son las de alta rentabilidad las predominantes.

Preguntado por el principal problema al que se enfrentan las empresas en la comunidad, el coordinador del informe ha destacado su “pequeño tamaño”, lo que “impide incorporar estrategias de innovación con cierta capacidad, hacer proyección exterior con más; todo ello influye en la capacidad para crecer a medio plazo”. Y apuntó que esta situación puede contrarrestarse con una mayor cooperación entre empresas y con la ayuda del sector público.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios