Economía

El consenso es la única vía para la reforma laboral

  • Los convenios colectivos y el despido son los principales puntos de fricción

El diagnóstico es unánime. El mercado laboral está enfermo. Los síntomas son claros: casi dos millones de puestos de trabajo destruidos desde 2008 y más de cuatro millones de personas sin empleo. Las diferencias surgen cuando hay que aplicar un tratamiento. Ésta es la razón por la que la Fundación Empleo y Sociedad convocó ayer en su primer acto oficial desde su constitución el pasado mes de octubre a representantes de UGT, CCOO y CEOE, en cuyas manos reside en gran parte la recuperación del mercado laboral.

Aunque las diferencias de criterio entre sindicatos y patronal fueron patentes, todos coincidieron en que las reformas sin consenso no tienen éxito. El secretario confederal de Política Institucional de UGT, Frederic Monell, insistió en la necesidad de "poner en valor el diálogo social". "Las buenas reformas no son las que hacen daño", afirmó Monell, que subrayó que "la reducción del coste del despido no es determinante para crear empleo". Para Monell, el paro se debe "a la falta de actividad económica, por lo que hay que mantener los estímulos públicos". Este argumento le llevó a concluir que la salida de la crisis pasa por "la recuperación económica europea y mundial". No obstante, precisó que España debe fomentar las políticas activas de empleo para paliar la discriminación no sólo entre "fijos y temporales, sino también entre empleo masculino o foráneo, y entre extranjeros y nativos".

Desde CCOO, el secretario confederal de Estudios, Rodolfo Benito, aseveró que "lo que crea empleo es la actividad económica, no la reforma laboral". "Para nosotros es fundamental el diálogo social. Lo que se impone no funciona", resaltó Benito, que puso como ejemplo la reforma de las pensiones, que el Gobierno convirtió en propuesta pocas horas después de ser anunciada. En cuanto al despido, Rodolfo Benito, reiteró que la gran diferencia con Europa es que "en España no se utiliza el despido disciplinario, que tiene un coste de 20 días por año". El sindicalista expresó su preocupación por el recorte de la inversión pública y apuntó que el Estado debe intensificar la lucha contra el fraude fiscal.

Fabián Márquez, asesor en materia laboral de la CEOE y presidente de Analistas de Relaciones Industriales, subrayó que "la reforma del mercado laboral es fundamental para competir". Márquez defendió la importancia del reciente acuerdo sobre negociación colectiva y aseguró que el pacto sobre la reforma laboral es "totalmente posible". Para la patronal, esta reforma debe orbitar sobre la mejora de la formación profesional, la reducción del coste del despido y la arquitectura de los convenios colectivos. "Los convenios provinciales son una reliquia del pasado. O cambiamos el sistema ya o se producirán deslocalizaciones", arguyó el representante de la patronal. Fabián Márquez criticó la adopción del contrato alemán, aduciendo que España "no tiene suficientes recursos" económicos para asumirlo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios