Economía

La banca española pierde más de 48.000 millones de euros en Bolsa en doce meses

  • Los siete valores del Íbex 35 se dejan el 26,4% de su valor en un año

  • Son los más sensibles a la mala evolución del indicador general, que cae un 15%, el mayor descenso desde 2010

Bolsa de Madrid Bolsa de Madrid

Bolsa de Madrid / Archivo

El Ibex 35 se despidió de 2018 con un desplome anual del 14,97%, el mayor desde que se dejó un 17% en 2010, en un año de volatilidad por los miedos a la desaceleración económica, la batalla comercial entre China y Estados Unidos, la incertidumbre alrededor del Brexit, el desafío presupuestario de Italia a Bruselas, la caída del Brent y la crisis de los emergentes, que ha lastrado a los mercados.

A nivel nacional, añadieron volatilidad a la Bolsa la moción de censura al Gobierno de Mariano Rajoy, la inestabilidad política en Cataluña y el avance del populismo y las modificaciones en la Ley hipotecaria, explica el analista de XTB Francisco Sánchez-Matamoros, quien apunta que todos estos catalizadores negativos han perjudicado especialmente al índice español debido a su marcada composición bancaria, un sector que es muy sensible a la inestabilidad.

De hecho, la gran banca española ha cerrado 2018 como uno de sus peores años en bolsa, ya que ha perdido algo más 48.200 millones de euros de capitalización, lo que supone un recorte del 26,4% en comparación con la que tenía a cierre de 2017.

Los seis grandes bancos que cotizan en el principal selectivo español, Santander, BBVA, Caixabank, Bankia, Sabadell y Bankinter, registraron unas pérdidas conjuntas de capitalización que superan ampliamente la caída general  del indicador.

Las guerras comerciales, la crisis de los emergentes, el 'Brexit' y las dudas sobre el impuesto de las hipotecas, factores negativos

Además de por los factores mencionados arriba, la banca española se ha visto lastrada por las dudas que siguen generando algunas entidades europeas como Deutsche Bank, o las crisis que se han vivido en algunos países en los que están presentes como México, Brasil, Turquía o Argentina.

A nivel doméstico, el impuesto a la banca que barajaba el Gobierno también han dañado la cotización del sector. A cierre de 2018, el Banco Sabadell ha sido la entidad financiera del Íbex que más ha perdido, ya que su cotización bursátil se ha reducido un 36,50% y su precio en bolsa ronda el euro.

El banco, cuya capitalización ha cerrado el año en los 5.629 millones de euros, frente a los 9.318 millones que sumaba a cierre de la última sesión de 2017, se ha visto fuertemente penalizado en bolsa por su exposición al Reino Unido y la crisis del Brexit. Tampoco han ayudado la merma de sus beneficios por las fuertes provisiones que ha tenido que dotar ni la crisis de su filial británica TSB.

La segunda entidad que se ha visto más castigada ha sido Bankia, cuya acción ha cerrado 2018 a 2,5 euros. La entidad nacionalizada se ha dejado en el año el 33,82 %, pero ha elevado su capitalización bursátil hasta los 7.897 millones de euros, frente a los 6.887 millones. El bajo precio de la acción de Bankia ha llevado al Gobierno a prorrogar dos años más, hasta diciembre de 2021, el plazo para que el Estado privatice la entidad.

Otra entidad que ha sufrido fuertes pérdidas ha sido el BBVA, que se ha dejado en 2018 el 31,99%, con su acción a 4,63 euros. La capitalización bursátil de la entidad se ha situado en los 30.908,9 millones de euros, frente a los 47.422 millones de cierre de 2017, en un año en que se ha visto afectada por la crisis de Turquía, donde opera con el banco Garanti.

De la misma manera, el Banco Santander también se ha visto arrastrado por la crisis de los mercados emergentes, el Brexit, o la depreciación del real brasileño, uno de sus principales mercados. La entidad financiera ha acumulado pérdidas anuales del 24,31% y su capitalización se ha reducido hasta los 64.506 millones de euros, frente a los 88.409 millones de cierre de 2017.

Del resto de las entidades, Caixabank también cayó 15,32% en el año, y su capitalización bursátil se ha situado en los 18.925 millones frente a los 23.261 millones de 2017. Bankinter cierra la lista con una caída del 7,93% en su cotización –el banco menos penalizado–, pero ha perdido unos 800 millones de capitalización, ya que hace un año alcanzaba los 7.104 millones de euros, y al cierre de 2018 se ha reducido hasta los 6.308 millones.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios