DIARIO DE CÁDIZ En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Economía

Trump apunta a la economía andaluza

  • El Gobierno andaluz pide que no paguen las empresas ni los ciudadano

El anuncio de la Organización Mundial del Comercio (OMC) de dar el visto bueno a la subida de aranceles que la Administración Trump quiere imponer a ciertos productos provenientes de la Unión Europea ha desatado las críticas y los mensajes en contra. España aparece señalada en casi todos los grupos de productos que van a ver su gravamen incrementado y, entre estos últimos, se encuentran el aceite de oliva, la aceituna de mesa y la aeronáutica, productos que representan una parte importante de las exportaciones andaluzas al exterior y, en particular, a los Estados Unidos.

Así, la subida supone un mayor arancel para la importación de productos aeroespaciales, hasta el 10%, poniendo el foco claramente en Airbus y en el conflicto que ha mediado entre Estados Unidos y la Unión Europea desde hace más de 15 años.

En segundo lugar, la OMC da su conformidad a la subida hasta el 25% de los aranceles en algunos productos agrícolas, parte de ellos con fuerte presencia en las exportaciones andaluzas. Si unimos a estos productos agrícolas la importancia de la industria aeroespacial andaluza tanto en la actividad productiva regional como en las exportaciones desde nuestra comunidad, no cabe sino analizar la relevancia de estas medidas para el conjunto de la economía andaluza.

Así, en 2018, las exportaciones desde Andalucía a los Estados Unidos de aceite de oliva fueron de 329 millones de euros, lo que representa el 14,5% del total de las exportaciones de este producto. El volumen es, pues, ciertamente significativo tanto en valores absolutos como relativos.

El segundo segmento en importancia es el de la aceituna. En 2018, Andalucía exportó a Estados Unidos en conservas de aceituna por un total de 142 millones de euros, lo que supone 28,5% de todo lo que Andalucía exporta al mundo. La excusa para defender esta subida ante la OMC son las acusaciones de un dumping comercial que los Estados Unidos argumenta practican empresas andaluzas del sector. De nuevo el valor de las exportaciones comprometidas es importante, señalando por ello la importancia que estas medidas pueden tener para la actividad futura en este sector.

En cuanto a la industria aeronáutica, no existieron exportaciones directas a los Estados Unidos en 2019, ya que gran parte de las mismas tiene como destino el resto de Europa en base a las cadenas de producción a las que las factorías andaluzas pertenecen. Sin embargo, las exportaciones al resto de Europa en este segmento de producción ascendieron el año pasado a 1.904 millones de euros, por lo que una parte de estos ingresos se verán indudablemente afectados de forma indirecta.

En términos globales, de los 32.439 millones de euros que se exportaron en 2018 desde Andalucía, 1.659 tenían como destino Estados Unidos, de los cuales, 478 millones de euros, el 28,8% puede verse afectado por la subida tarifaria de los productos señalados. Sin embargo la lista de productos sometidos a la revisión es superior y la cifra estimada de exportaciones que se pudieran ver afectadas superaría con creces los 600 millones de euros.

Sin embargo, el problema no sólo reside en dicha subida, que ya es grave de por sí, sino en la discrecionalidad aplicada sobre todo en la lista de países afectados. Así, en productos como el aceite de oliva, tanto Portugal como Italia y Grecia quedan exentas.

Tanto la discrecionalidad como el estrecho margen del Gobierno andaluz para participar en los canales internacionales correspondientes deben traducirse en una clara exigencia tanto al Gobierno de España como a las instituciones pertinentes de la Unión Europea para poner en marcha acciones urgentes que se encaminen a evitar tales gravámenes.

El Gobierno andaluz no defiende que desde la UE se inicie o se alimente un conflicto comercial con los Estados Unidos, pero sí propone contundencia tanto al Gobierno español como a la UE en la defensa de la actividad productiva y los empleos andaluces. Ni los ciudadanos ni las empresas andaluzas deben pagar el precio de esta guerra comercial que nos retrotrae a tiempos pasados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios