Economía

Solbes advierte que ya no queda margen para aprobar nuevas medidas

  • La moratoria hipotecaria costará al ICO hasta 400 millones · Economía insiste en que el plan se consensuó con la banca

Mucho o poco, guste o no, es lo que hay. Y no habrá más. Ése fue el mensaje que lanzó ayer, desde Bruselas, el ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes, quien advirtió, en una especie de mensaje para navegantes, que las últimas medidas de estímulo económico presentadas por el Gobierno han dejado al Estado sin margen de maniobra para adoptar nuevos planes de estímulo fiscal. El vicepresidente respondía así a la propuesta tanto del presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, como del comisario de Asuntos Económicos, Joaquín Almunia, que el lunes invitaron a todos los países de la Eurozona a que expriman los límites de flexibilidad del Pacto de Estabilidad y Crecimiento (PEC), que autoriza un máximo del 3% de déficit público, y aumenten el gasto público para sostener así la demanda y amortiguar la recesión.

Preguntado sobre si su Ejecutivo tiene previsto seguir esos mandamientos, Solbes fue claro y conciso: "Nosotros hemos agotado prácticamente nuestro margen de política discrecional porque hemos hecho mucho". Se refería así a la batería de medidas aprobadas desde el verano para poner freno a los efectos de la tan temida desaceleración económica. "España ha hecho una aportación a lo largo del año del orden de 20.000 millones de euros en términos de gasto o de menor ingreso y otros 20.000 millones de euros en términos de avances de tesorería", subrayó el ministro. "Por lo tanto, yo creo que España, en ese sentido, el trabajo que podía hacer lo ha hecho ya", insistió Solbes.

El último paquete aprobado, el que contiene la medida estrella que permitirá a los desempleados retrasar hasta dos años el pago del 50% de la cuota mensual de su hipoteca, es de tal importancia para el Ejecutivo que incluso el Consejo de Ministros que debe darle luz verde se ha retrasado al sábado. El motivo es que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, quiere estar presente en La Moncloa y el viernes será imposible porque participará en Bruselas en la reunión informal de jefes de Estado y Gobierno de la UE que pretende diseñar la estrategia común ante la cumbre financiera internacional del 15 de noviembre en Washington. Y ahí se desvelará también, presumiblemente, si España puede o no acudir.

Sobre esa medida, que debe aliviar el bolsillo de las familias más golpeadas por la crisis, el presidente del Instituto de Crédito Oficial (ICO), Aurelio Martínez, calculó ayer que la moratoria hipotecaria tendrá un coste en avales para su organismo de entre 100 y 400 millones de euros. Martínez advirtió que estas estimaciones son un resultado realizado a partir de las cifras avanzadas por el Gobierno y en el que intervienen variables de difícil precisión. Prueba de ello es que, tal y como recordó, la medida será de carácter voluntario, por lo que es difícil anticipar a cuántas familias beneficiará.

Solbes tuvo que salir ayer al paso de las críticas sobre la supuesta improvisación de la medida. En ese sentido, aseguró que ha sido discutida con la Asociación Española de Banca (AEB) y con la Confederación Española de Cajas de Ahorros (la CECA).

Quienes también reclamaron ayer ayudas, tras recibirlas la banca y las familias, fueron los empresarios, que por boca del presidente de la CEOE solicitan acceso a los créditos o el aplazamiento durante 12 meses de los pagos del IVA.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios