Economía

Marruecos accede a negociar con España un acuerdo agrícola bilateral

  • Los dos países iniciarán un diálogo para compensar el efecto negativo en el sector de un pacto de la UE con el país vecino

Marruecos ha accedido a mantener una reunión bilateral con España para buscar el entendimiento en materia agrícola. Así lo manifestó ayer la ministra de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, Elena Espinosa, que manifestó que España desea mantener con este país un modelo similar al que "opera con Francia".

En rueda de prensa en Níjar (Almería), la ministra dijo que con esta reunión bilateral se cumple el compromiso adquirido con Andalucía, Canarias, Murcia y Valencia, las principales comunidades productoras de tomate, para que la próxima renovación del acuerdo de asociación entre la UE y Marruecos, cuya negociación se encuentra actualmente suspendida, no perjudique al sector agrícola español.

Las autoridades del país vecino han accedido a abrir este diálogo y, además, se han comprometido a iniciar ya los trabajos para elaborar un documento técnico que, una vez concluya, dará paso a la discusión política.

En marzo de este año, las comunidades que concentran el 90% de la producción española de tomate firmaron una declaración para exigir que España, principal productor de la UE, no resultara dañado por la revisión del acuerdo de asociación con Marruecos que, en lugares como Andalucía, podría suponer una caída de la renta agraria del 12%. El documento suscrito instaba a la UE a no realizar "ulteriores concesiones" con respecto al actual acuerdo y a no permitir en "ningún caso" que los contingentes se distribuyan por trimestres en lugar de por meses y por la "potenciación y coordinación" de los controles aduaneros en los puntos de entrada.

En el punto tercero, las cuatro comunidades autónomas abogaban por adecuar y unificar el método para fijar el precio de entrada como único modo de garantizar "la transparencia" en las transacciones, al tiempo que advertían de la necesidad de intensificar los controles fitosanitarios y los relativos a la seguridad alimentaria en las exportaciones de los terceros países. Con respecto a esto último, apelaban al principio de "reciprocidad" recogido en el punto sexto de la declaración para paliar una pérdida de competitividad de los productores "irreversible", a juicio de los titulares de agricultura de las regiones de Andalucía, Murcia, Valencia y Canarias, quienes reivindicaban asimismo que no se permita la entrada de frutas y verduras en cuyo proceso productivo se empleen materias activas cuyo uso esté prohibido en el mercado interior de la UE.

España es el primer país productor y exportador de tomate fresco dentro de la Unión Europea, con una producción de 2.374.000 toneladas anuales y una exportación que llevó al sector transportar más de 800.000 toneladas de este producto en 2007 y 884.000 toneladas entre enero y noviembre de 2008. Las organizaciones agrarias han protagonizado varios actos de protesta al entender que esta renovación se traducirá en una liberalización del mercado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios