Economía

Endesa reduce un 2,4% el beneficio por el incremento de los costes financieros

  • La firma gana 363 millones en el primer trimestre de 2019

  • El beneficio operativo, que no tiene en cuenta el pago de intereses, se eleva un 2,8%, hasta 522 millones

José Bogas, consejero delegado de Endesa José Bogas, consejero delegado de Endesa

José Bogas, consejero delegado de Endesa

Endesa obtuvo un beneficio neto de 363 millones de euros en el primer trimestre del año, lo que representa una caída del 2,4% frente al mismo periodo del ejercicio anterior, informó la compañía.

El resultado bruto de explotación (Ebitda) de la energética se situó a cierre de marzo en 928 millones de euros, con un incremento del 5,5%, mientras que el beneficio operativo (Ebit) aumentó un 2,8%, hasta los 522 millones de euros.

Los ingresos de la eléctrica en el periodo de enero a marzo alcanzaron los 5.085 millones de euros, 84 millones de euros inferiores (-1,6%) a los obtenidos en el primer trimestre de 2018.

La empresa destaca unos buenos resultados en unas condiciones adversas de mercado

El grupo destacó que los resultados en el periodo se vieron impactados por el incremento en los costes financieros de manera significativa, debido principalmente a la actualización financiera de las provisiones para la optimización de la plantilla (mejora de procesos) y el desmantelamiento de instalaciones.

Así, señaló que la buena gestión del mercado liberalizado, sumada a la estabilidad del mercado regulado y al esfuerzo de contención de costes, fueron "factores clave" en la obtención de estos resultados, que se han alcanzado a pesar de las desfavorables condiciones de mercado que han afectado tanto al negocio del gas como al de electricidad. 

Además, Endesa indicó que estos resultados del primer trimestre le permiten "mostrarse confiada en la consecución de los objetivos comunicados al mercado para este año", con una previsión de un beneficio neto de 1.500 millones de euros y un Ebitda de 3.700 millones de euros.

En concreto, el periodo estuvo marcado por una significativa caída de la demanda de energía eléctrica, como consecuencia de las altas temperaturas del periodo y del impacto de la ralentización de la economía sobre el consumo de las grandes empresas.

Además, se registró un incremento del precio de los derechos de CO2 y una menor disponibilidad de la generación hidráulica y renovable, lo que ha llevado a un incremento del 14% en los precios del mercado mayorista, que han alcanzado los 55 euros/MWh.

El consejero delegado de Endesa, José Bogas, valoró que, en este contexto, la energética está haciendo "un esfuerzo inversor muy importante en energías renovables y en digitalización para liderar la transición energética".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios