Economía

Draghi condiciona la barra libre de liquidez a que el crédito llegue a familias y empresas

El Banco Central Europeo (BCE) no anunció ayer ninguna nueva medida para estimular el crédito y la recuperación de la economía de la Eurozona, pero su presidente, Mario Draghi, dejó claro que la institución discute la posibilidad de aplicar tipos negativos en su facilidad de depósito, así como una reedición de sus subastas de liquidez a más largo plazo (LTRO), aunque en cualquier caso estaría condicionada a que la financiación repercutiera en la economía.

"Si lo repitiéramos (la LTRO) sería con la seguridad de que cumple su función y no sirve para subsidiar la formación de capital y el carry trade de los bancos", dijo Draghi en la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Gobierno del BCE, que mantuvo estables los tipos de interés en su mínimo histórico del 0,25%.

En este sentido, el presidente del BCE subrayó que las dos LTRO celebradas en diciembre de 2011 y febrero de 2012 "fueron un éxito" al evitar una severa contracción del crédito, aunque recalcó que entonces el nivel de incertidumbre era muy alto, mientras que la situación actual ha mejorado "sustancialmente".

Por otro lado, Draghi indicó que los miembros del Consejo de Gobierno del BCE discutieron brevemente respecto a la opción de situar en negativo la tasa de la facilidad de depósito, el interés abonado a los bancos que depositan su exceso de liquidez en la hucha del BCE en vez de prestarlo, lo que en la práctica implicaría empezar a cobrar a las entidades.

No obstante, el banquero italiano quiso dejar claro que la institución se ha limitado en su reunión de diciembre a valorar la "panoplia" de instrumentos a su disposición para actuar en caso de que fuera necesario, aunque sin entrar a analizar en detalle estas herramientas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios