Economía

Dexia acepta la oferta del Gobierno belga de dividir la entidad

  • La decisión ha sido adoptada "por unanimidad" por el Consejo de Administración, nacionalizando por 4.000 millones de euros su filial en Bélgica.

El Consejo de Administración de Dexia ha aceptado formalmente la oferta del Gobierno belga para dividir en tres la entidad y nacionalizar por 4.000 millones de euros la filial belga, Dexia Banca Bélgica.

"La decisión ha sido adoptada por unanimidad", confirmó el presidente del Consejo de Administración de Dexia, Jean-Luc Dehaene, en una rueda de prensa retransmitida por teleconferencia. Dehaene añadió que ha sido "una decisión difícil, pero el Consejo no ha dudado en asumir sus responsabilidades".

La decisión incluye la creación de un banco residual en el que se concentrarán los activos tóxicos vinculados a la deuda soberana, entre los que figuran actividades de Dexia Sabadell (España), Dexia Crediop (Italia) y DKD (Alemania), señaló el consejero delegado de Dexia, Pierre Mariani, en la misma conferencia de prensa.

Mariani explicó que la venta de estos activos resulta difícil hoy en día por su vinculación a la deuda soberana y confió en poder venderlos más adelante en mejores condiciones. Ese "banco malo" tendrá activos por unos 90.000 millones de euros, que serán garantizados de manera conjunta por Bélgica (54.000 millones), Francia (32.850) y Luxemburgo (3.150) "durante el tiempo necesario hasta la venta de las actividades", según Mariani.

El consejero delegado explicó que los administradores de Dexia también estuvieron de acuerdo en autorizar las negociaciones con el banco público francés Caisse des Dépots et Consignations (CDC), el mayor accionista de Dexia, y con Banque Postale para determinar el futuro de la filial francesa, Dexia Municipal Agency (DMA).

Dehaene y Mariani insistieron en que Dexia no tiene un problema de solvencia sino de liquidez y aseguraron que el acuerdo de este lunes da oxígeno a la financiación a corto plazo. "Ha habido una crisis dentro de la crisis, por la deuda soberana, y esto ha afectado a Dexia porque estaba especialmente centrada en financiación de entidades" locales y regionales, comentó Dehaene.

Asimismo, recordaron que precisamente en los últimos tres años ya se ha reducido la necesidad de financiación a corto plazo, así como la presencia internacional de Dexia con la salida de países como Japón, México, Dinamarca y Australia.

La cotización del Dexia en la bolsa de Bruselas permanece suspendida en estos momentos, pero podría reanudarse en breve, si bien la Autoridad de Servicios y Mercados Financieros (FSMA) no ha concretado cuándo.

Intereses en Dexia BIL

Asimismo, un grupo de inversores catarí negocia con la dirección del banco francobelga Dexia para adquirir su filial luxemburguesa, Dexia BIL, aseguró el ministro de Finanzas luxemburgués, Luc Frieden, en una rueda de prensa. El Estado luxemburgués también entrará en el capital de la filial de Dexia con "una participación minoritaria", ya que considera que el banco, el más grande y activo del país, tiene "una carácter sistémico" en la economía nacional.

"Las negociaciones todavía continúan", declaró un portavoz del Ejecutivo del Gran Ducado. La administración luxemburguesa confía en que podrá cerrarse un acuerdo a finales de este mes, y los medios belgas dan por hecha la operación.

Según la agencia Belga, el grupo de inversores que negocia la adquisición de Dexia BIL está relacionado con la familia real catarí. La agencia de calificación de riesgos Fitch rebajó el viernes la nota de la filial a "A+" con "supervisión negativa".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios