Economía

Cónica supervisa al milímetro

  • La empresa trabaja en una herramienta para tomar medidas precisas del interior de edificios y evitar errores en la construcción utilizando la realidad aumentada

Un GPS proporciona información sobre la posición exacta de personas, objetos o lugares aplicando el principio matemático de la triangulación a satélites que están en órbita y de los que se conoce su posición exacta. La Aeronáutica ha extrapolado esta técnica a su sistema de construcción de aviones. En esta ocasión utilizan falsos satélites que instalan en el techo de las naves y, recurriendo a tres puntos ya establecidos, determinan la posición exacta de los elementos que necesitan controlar. "El método es eficaz, pero su uso resulta excesivamente caro porque el precio de cada falso satélite oscila entre los 20.000 y los 30.000 euros", explica David Torelli, creador junto a José Manuel Martínez de la empresa malagueña Cónica Technology.

Este dúo trabaja en el desarrollo de una tecnología similar de bajo precio que, aplicada a la construcción, permita tomar medidas de precisión milimétrica in-doors (interior, en su denominación inglesa), pero también es válido para exteriores. De este modo, podrían abordar la obra desde el momento en el que se diseñan los planos facilitando la fase de traslado al terreno, conocida como replanteo, en la que es necesario evaluar el espacio para encofrar y determinar, por ejemplo, por dónde transcurre la instalación eléctrica o las cañerías.

"Ya existen aparatos en el mercado diseñados para realizar mediciones pero no son tan exactos y, además, son difíciles de calibrar e instalar", especifica David Tornelli, "por lo que no hemos encontrado competidor directo".

La comodidad en el trabajo es la necesidad que han detectado estos jóvenes. Su proyecto, denominado Supervisor, pretende suplir esta carencia. El prototipo consiste en un trípode ligero que han digitalizado incorporándole un lector láser y una pieza mecánico-electrónica capaz de calcular pasos y giros para definir ángulos. Además, lo han dotado de una cámara de vídeo y un tablet pc, que es un ordenador táctil con un tamaño a medio camino entre el portátil y la PDA.

El artilugio ofrece, a través del monitor de la computadora, la imagen real que proporciona la cámara sobre la que se superponen las medidas que va tomando el trípode. Esta técnica se conoce como realidad aumentada.

Dado que la facilidad de movimiento es hoy un problema, Tornelli y Martínez tienen la intención última de que su sistema se pueda utilizar con "total independencia". Para ello, "queremos trasladar la imagen a unas gafas capaces de proyectarla" aunque para conseguirlo faltan, al menos, cinco años de investigación.

Tornelli asegura que "con esta herramienta se evitarán errores típicos de las obras como levantar un muro en el lugar incorrecto por no chequear los planos, con el coste que tiene asociado; y facilitará la labor supervisora del jefe de obras y el control de calidades que corre a cargo del director".

El emprendedor malagueño indica que Supervisor no será útil únicamente en el proceso de edificación, "también pueden utilizarlo las promotoras inmobiliarias" que quieran amueblar con el mismo estilo una urbanización entera. Este sistema ahorraría mucho tiempo a la hora de tomar las medidas y permitiría realizar un molde tridimensional que se llevaría a la carpintería, ofreciendo una idea del resultado final.

Los creadores de Conica Technology esperan avanzar lo suficiente, en un año, para industrializar y comercializar el trípode.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios