Economía

Cajasur cierra el ejercicio 2020 con un beneficio de 12,4 millones de euros

  • Kutxabank, grupo al que pertenece el banco cordobés, obtiene una ganancia consolidada de 180,3 millones en el ejercicio anterior

Sede de Cajasur en Córdoba. Sede de Cajasur en Córdoba.

Sede de Cajasur en Córdoba. / Miguel Ángel Salas

Cajasur ha cerrado el ejercicio 2020 con un beneficio de 12,4 millones de euros, tras destinar el Grupo 346 millones de euros a provisiones, obteniendo Kutxabank un beneficio consolidado de 180,3 millones de euros, un 48,8% menos que en 2019.

Estas cifras vienen marcadas por un ejercicio completamente alterado por la pandemia, y con el cumplimiento de los principales objetivos que se había fijado la entidad a principio de año, tanto en términos de ingresos core, crecimiento de los márgenes, mejora de la calidad de los activos, afianzamiento del liderazgo en solvencia y transformación digital.

Sin embargo, en un contexto de severa incertidumbre sobre el alcance definitivo que tendrá la crisis sanitaria en nuestra economía, la entidad ha optado por mantener un criterio de máxima prudencia a la hora de dotar las coberturas, por lo que ha destinado un total de 457 millones de euros, 346 millones con cargo a resultados del ejercicio y otros 111 millones deducidos del capital, en cumplimiento de la nueva recomendación supervisora para alcanzar una cobertura progresiva de hasta el 100% de los activos dudosos. En conjunto 325 millones más que en el mismo periodo de 2019.

El banco con sede en Córdoba ha señalado que esta política de provisiones ha condicionado el beneficio neto alcanzado en 2020, que se ha situado en 180,3 millones de euros, lo que supone una disminución del 48,8% en relación con el resultado del año anterior.

El presidente de Kutxabank, Gregorio Villalabeitia, ha valorado el ejercicio como “extremadamente complejo, un auténtico test de resistencia para el sector financiero, que hemos superado con solidez, dejando patente una vez más la fortaleza y escalabilidad del modelo de negocio de Kutxabank, a la vez que se ha mejorado la posición relativa del Banco en el sector”.

En un contexto caracterizado por el desplome sin precedentes del PIB, el incremento de la tasa de paro, o la caída continua de los tipos de interés, la solidez del modelo de negocio bancario de Kutxabank se ha reflejado en la estabilidad de sus ingresos bancarios recurrentes que, con 1.076,9 millones de euros, se sitúan en línea con los resultados alcanzados en 2019. Destaca que cerca del 50% de estos resultados proviene de ingresos diversificados no dependientes de los tipos de interés.

Kutxabank ha mantenido una intensa actividad en el negocio con clientes, con una mejor evolución comparativa que ha permitido al banco ganar cuota de mercado en los productos clave, como las nuevas hipotecas, los préstamos al consumo, las carteras delegadas, los fondos de inversión, los planes de pensiones y la actividad aseguradora.

Todo con un bajo perfil de riesgo y una fuerte posición de solvencia y liquidez, indicadores que han continuado creciendo y han recibido un nuevo reconocimiento de las autoridades y el mercado. El Ejercicio de Transparencia de la Autoridad Bancaria Europea ha situado al Banco por sexto año consecutivo a la cabeza del sector financiero español en términos de solvencia. Además, es la entidad con menor requerimiento de capital del mercado español y la sexta a nivel europeo, y menor requerimiento MREL de Europa.

En opinión del consejero delegado de Kutxabank, Javier García Lurueña, “la clave del ejercicio ha estado en la buena evolución de los principales productos ‘core’, entre los que destacan el crecimiento en hipotecas, los productos fuera de balance y la actividad aseguradora, apoyados en nuestra propuesta de valor digital”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios