Resultados de Befesa del primer trimestre de 2020 Befesa mantiene ventas hasta marzo, pero el beneficio sufre por el precio de los metales

Javier Molina, CEO de Befesa, en Sevilla.

Javier Molina, CEO de Befesa, en Sevilla. / Juan Carlos Vázquez

Befesa logró mantener el nivel de ventas durante el primer trimestre de 2020, aunque su beneficio  se resintió por la evolución del precio de los metales durante la crisis vírica.

La empresa dirigida por el sevillano Javier Molina sostuvo al presentar sus resultados de enero a marco que éstos están “en línea con las expectativas”, precisamente por “la presión del Covid-19 sobre los precios de los metales”

La compañía líder del mercado europeo en servicios de reciclaje de polvos de acería y escorias salinas de aluminio logró unas ventas del primer trimestre de 179,0 millones de euros, lo que supone apenas cien mil euros menos que en el mismo periodo de 2019. El beneficio de explotación (Ebitda) sí ha sufrido más al compararlo con el objetivo en el primer trimestre del año anterior, dado que disminuyó un 22%, hasta los 33,6 millones de euros.

Este resultado ha sido posible según explica Befesa, gracias a que el aumento en volumen de polvo de acería tratado –un 10% con respecto al año anterior– gracias al proyecto de expansión en Turquía sólo ha compensado parcialmente la bajada del 19% de los precios del zinc en el primer trimestre con respecto al año anterior. Incluyendo el incremento de los treatment charges de zinc (TC), los precios bajaron un 28% por tonelada. Por su parte, el precio de las aleaciones de aluminio disminuyó un 6% en el mismo periodo. Los volúmenes de escorias salinas y de SPL bajaron un -3% por la inactividad cautelar de dos semanas relacionado con el Covid-19 en la planta de Valladolid.

Befesa sostiene que se enfrenta a la difícil crisis del Covid-19 con un balance sólido y una alta liquidez de unos 200 millones de euros, incluyendo 120 millones de euros de efectivo en caja al final del primer trimestre, una línea de crédito (RCF) no utilizada de 75 millones de euros y un préstamo a largo plazo (TLB) de 526 millones de euros con condiciones favorables y sin vencimientos hasta julio de 2026.

Befesa está operando en todos sus mercados a pesar de las restricciones del confinamiento en varios países, ya que presta servicios críticos de gestión de residuos peligrosos.

Esta situación lleva a Befesa a replantearse el ejercicio 2020, que estará marcado por la evolución de los precios de los metales. Dado el carácter impredecible y sin precedentes de esta crisis el impacto podría ser mayor. aunque mantiene el optimismo por la capacidad de resistencia demostrada por la compañía durante la última crisis financiera mundial en 2009.

Así, Befesa espera que los resultados anuales se vean afectados por la disminución de los precios de los metales debido a la menor demanda mundial y al aumento de los TC, situándolos en torno a los 300 dólares por tonelada, en comparación con los 245 dólares por tonelada en 2019.

Pese a ello, partiendo de la experiencia de 2009, estima que el Ebitda del ejercicio 2020 se sitúe entre los 100 y los 135 millones de euros. “El resultado final dependerá de la duración y la severidad de las medidas gubernamentales relacionadas con el Covid-19, del ritmo de la recuperación mundial y de una posible recuperación sostenida de los precios de los metales en la segunda mitad del año”, explica la compañía cotizada en Fráncfort. Aunque sí asegura tanto la continuidad del negocio, incluyendo la financiación de la expansión en China.

Para equilibrar la estabilidad del dividendo y el flujo de caja, la dirección de Befesa propondrá a la junta general de Accionistas el 18 de junio de 2020 la distribución de un dividendo de 15 millones de euros (0,44 euros por acción, que se abonará en julio. Además, se revisará el reparto de un dividendo adicional en noviembre, una vez que la compañía tenga una mejor visibilidad sobre el impacto del Covid-19 en los resultados y en la evolución de la caja durante los primeros tres trimestres de 2020.

“Confío en que nuestro sólido balance, nuestra alta liquidez y nuestro modelo de negocio resistente –afirmó Javier Molina– nos ayudarán a seguir consiguiendo un sólido resultado operativo incluso a pesar de que el Covid-19 esté afectando la economía mundial”. “Hemos dado prioridad a la salud y a la seguridad de nuestros empleados durante estos tiempos sin precedentes y seguiremos poniendo de nuestra parte para frenar la propagación del virus”, dijo el CEO de la compañía.

Pese a la pandemia, la expansión de Befesa en China está avanzando según lo planificado. Tras una parada temporal causada por el brote de Covid-19 en China, se permitió a Befesa regresar y reiniciar la construcción en Changzhou el 10 de marzo. También se permitió a la empresa reabrir su oficina el 25 de febrero. Los trabajos preparatorios en la obra de construcción de Befesa en Henan, donde está desarrollando el segundo proyecto chino de reciclaje de polvo de acería de arco eléctrico (EAF), también se reanudaron el 10 de marzo. Se espera que ambas construcciones se completen a principios y mediados de 2021, respectivamente.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios