Economía

Antonio Hernández Callejas: "Toda la cartera de Ebro Foods está permanentemente en cuestión"

Antonio Hernández Callejas, presidente de Ebro Foods Antonio Hernández Callejas, presidente de Ebro Foods

Antonio Hernández Callejas, presidente de Ebro Foods

La empresa que dirige, Ebro Foods, es la primera multinacional de la agroindustria española por facturación y tiene una fortísima vinculación andaluza, con industrias como la arrocera Herba en San Juan de Aznalfarache. Gracias a él, Antonio Hernández Callejas, ha experimentado en los últimos 15 años un crecimiento espectacular, hasta el punto de convertirse en líder mundial de la venta de arroz y segundo de pasta.

Este viernes, Hernández Callejas ha disertado en Sevilla, dentro del V Foro Agroalimentario organizado por la Cámara de Comercio, sobre el futuro de la industria alimentaria, que estará marcado por los nuevos hábitos de consumo que traen los 'millennials' y el comercio electrónico.

En esa charla, hubo espacio para hablar de Ebro Foods, de su pasado y su presente, y de su filosofía. Así, recordó que hace unos años vendió Azucarera, entre otras cosas, porque ya se detectaba un descenso del consumo de azúcar; y Puleva, "porque tenía poca capacidad para internacionalizarse y competir con las grandes". Conclusión: si hay razón, no hay obstáculo para vender un negocio. "No existen vacas sagradas. Nunca nos ha preocupado el volumen o la relevancia social, lo hacemos todo pensando en el interés del accionista". Por tanto, añade, "toda nuestra cartera está permanentemente en cuestión, aunque el origen de mi familia sea el que es".

La filosofía de funcionamiento ha permitido a la empresa, además, adaptarse mejor a la evolución del consumidor, más tendente a buscar productos próximos que a lo global. "En cada empresa que hemos comprado hemos mantenido las marcas y el ADN. No hemos llegado a cambiar nunca la forma de ser de Panzani (la marca de pasta francesa), hemos actuado con mucho respeto a los códigos del consumidor local". En el día a día de la empresa, Hernández Callejas huye del concepto de multinacional. "Es más regulado, no es el nuestro, nosotros tenemos un modo de relación con consumidores y directivos más ágil". De hecho, explica, en la sede corporativa, en Madrid, trabajan no menos de 40 personas, para temas como la elaboración de los balances, la asesoría jurídica o la relación con los inversores. El resto de trabajadores está en las unidades productivas, "lo que dota de una gran permeabilidad a la empresa".

Más allá de Ebro Foods, Hernández Callejas avisó de que vienen cambios muy profundos. Por ejemplo, el comercio electrónico, pese a que ahora la venta física es el 90%, triunfará en alimentación, según anticipa. "Estamos ante una realidad imparable: algo que es capaz de crecer al ritmo que lo está haciendo no tiene vuelta atrás. En los próximos años, el modelo acelerará y tenemos que estar preparados". De hecho, explica, la clave del salto, sobre todo para los secos (otra cosa son los frescos), estará en la logística, en encontrar el modo de entregar los pedidos cuando el consumidor no esté en casa. El 10% de la facturación de Panzani, sin ir más lejos, se genera por la venta digital directa.

A ello se le añade que, según explica Hernández Callejas, el nuevo consumidor es cada vez menos fiel, está más dispuesto a consumir novedades -lo que pone en cuestión a la empresa alimentaria tradicional- y busca, además de lo próximo, lo saludable y al mismo tiempo lo fácil de consumir, los productos de conveniencia. En ese contexto Ebro Foods tiene que estar sujeta "a un cambio permanente en su cartera de productos" para tener capacidad para "meterse en su dinámica de vida" del cliente. Con eso relacionó Hernández Callejas la nueva planta que la empresa levanta en La rinconada, que será "un referente mundial en nuevas tecnologías de los procesos productivos, en ambiente, fresco y congelado".

El presidente de Ebro Foods también anticipa que las grandes plataformas electrónicas serán la competencia real de ejemplos exitosos como el de Mercadona. "El problema será el día en que el consumidor pase a comprar directamente en plataformas digitales; no será algo que ocurra a una gran velocidad, sobre todo en frescos, pero en seco será más fácil, sobre todo en productos de más valor". Pero, mientras, convivirán, según él, dos modelos: "uno de gran surtido" (Carrefour, Alcampo y supermercados regionales) y otro "de surtido corto" (Mercadona, Lidl y Aldi). Todavía, afirma, en España aún tiene gran preponderancia la marca blanca por la huella de la crisis, hasta el punto de que copa el 40% del mercado envasado y sigue creciendo. "Hay que buscar el balance entre la marca del fabricante y la marca blanca, porque de lo contrario el modelo dejará de funcionar, los supermercados se convertirán en monótonos y aburridos", concluye.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios