EPA del 4º trimestre de 2016

El mercado laboral registra una clara desaceleración en Andalucía

  • La EPA contabiliza un descenso del desempleo en la región de 78.000 personas en 2016 y la creación de 25.900 empleos, datos buenos pero bastante peores que los de 2015.

Andalucía cierra 2016 con 78.000 parados menos y crea 25.900 empleos

Comentarios 0

Aunque se sigue creando empleo y el paro continúa en descenso, Andalucía registra claros signos de desaceleración, superiores incluso a los manifestados a nivel nacional, según los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) publicada ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Así, la región reduce el nivel de desempleo en 78.000 personas en el último año tras un último trimestre discreto en el que el retroceso fue de 13.000. La caída anual, del 6,5%, contrasta con el 11,33% nacional, y es menos de la mitad del descenso de 197.400 personas contabilizado en 2015. En lo que respecta a la ocupación, la situación es similar: sólo se registran 25.900 empleos nuevos en 2016 (4.100 en el último trimestre), mientras que en toda España son 413.900 (aunque con una caída de 19.400 a final de año). Andalucía generó el año pasado sólo el 6,26% del empleo creado en el país.

Así las cosas, la comunidad se queda en 1.120.300 parados, el nivel más bajo desde el cuarto trimestre de 2010, y suma 2.845.300 ocupados, la cifra más baja también desde finales de 2010. En cuanto a la tasa de paro, se sitúa en el 28,25%, 1,58 puntos porcentuales menos que hace un año. La reducción es mucho menor que los 4,4 puntos de caída en 2015, y además el diferencial con España sigue situándose en torno a los diez puntos (9,62%).

Esta evolución se produce, además, en un contexto en el que el dinamismo laboral es insuficiente para aumentar la población activa. Ésta sigue bajando, y el año pasado lo hizo en 52.100 personas en Andalucía, el 40,7% del descenso nacional.

Además, se producen ciertos cambios en el mercado laboral. Por ejemplo, el sector servicios deja de tirar del carro y ahora es la industria la que crea empleo (menos, por su dimensión, que los servicios). En 2016, la industria generó 34.500 nuevos empleos frente a la destrucción de 10.500 de los servicios, perjudicados estos últimos por la pérdida de 14.700 puestos de trabajo en el sector público. Sólo la construcción, con 6.700 nuevos puestos, acompañó en algo la pujanza del sector industrial.

El año pasado también deja datos llamativos en cuanto al perfil del activo que encuentra un trabajo. Por género, las mujeres pierden 3.500 empleos en 2016 y los hombres ganan 29.400. Es cierto que entre ellas baja más el paro (41.100 frente a 36.800) pero es por el abandono de la población activa y no, como se demuestra en los datos de ocupación, porque encuentren un puesto de trabajo.

Tampoco el mercado laboral favorece a los jóvenes. Los menores de 44 años pierden 7.800 empleos mientras que los que tienen de 45 a 65 suman 34.200. Encuentran empleo, sobre todo, como asalariados en el sector privado (33.300 más) y como autónomos (12.000 más). También suben los empresarios con asalariados (9.100 más) y sin embargo se produce un drástico recorte en el sector público (23.500 menos).

Otra característica, en este caso positiva, es que sigue en aumento el trabajo a tiempo completo (48.500 más frente a 22.600 menos a media jornada) y el empleo indefinido (11.600 más, de ellos 35.000 en el sector privado por la reducción de 23.300 en el público).

A nivel nacional, el paro bajó en 2016 hasta los 4,2 millones de desempleados, la menor cifra en siete años, después de que 541.700 personas dejaran de buscar empleo. Los datos muestran que 413.900 personas encontraron un puesto de trabajo durante 2016 (hasta un total de 18,5 millones de ocupados), si bien 127.800 ciudadanos dejaron de trabajar o de buscar un empleo, de forma que la población activa se redujo hasta los 22,7 millones, la cifra más baja en diez años.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios