Economía

Alemania avala la reforma fiscal y la ve compatible con el objetivo de déficit

  • El ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble, visita España para apoyar al Gobierno, pero avisa del alto paro juvenil Guindos prevé un crecimiento del PIB en el segundo trimestre superior al 0,4%

El ministro de finanzas alemán, Wolfgang Schäuble,visitó ayer España para respaldar las reformas del Gobierno, entre ellas la fiscal, pero advirtió de la lacra del desempleo juvenil. Si se asume una "generación perdida", afirmó, habrá caldo de cultivo para nacionalismos y populismos.

Acompañado en todo momento por el ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, Schäuble celebró una serie de actos que incluyeron una reunión con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, la apertura del Campus FAES y un encuentro empresarial en la sede de Telefónica.

Con discursos muy similares, el ministro alabó el éxito de las reformas en España y expresó su confianza en que la reforma fiscal sea compatible con los objetivos de déficit público, como garantizó ante él el propio Guindos.

De hecho, para demostrar la buena marcha de la economía española, Guindos aseguró que, en función de los indicadores adelantados en el segundo trimestre del año, "seguramente el crecimiento ha continuado su aceleración" y puede estar incluso por encima del primero, cuando avanzó un 0,4%.

Una de las preguntas persistentes que se plantearon al ministro de Finanzas alemán a lo largo del día fue en torno a su apoyo a una eventual candidatura de su homólogo español para dirigir el Eurogrupo. En todo momento se limitó a evitar "especular" sobre "personalidades", pero subrayó que puede constatar que Guindos "es un excelente ministro". Tampoco éste quiso opinar sobre el asunto, aunque el ex presidente del Gobierno José María Aznar le deseó "suerte, por si acaso".

Al margen de este tema, el desempleo -sobre todo juvenil- fue uno de los mensajes en los que más énfasis puso Schäuble, tanto en su intervención por la mañana en FAES como en el encuentro empresarial El desafío económico de Europa en 2014 y 2015, donde también participaron el consejero delegado de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, y el presidente de la patronal CEOE, Juan Rosell, quien afirmó que "todo el mundo tiene margen" para bajar impuestos, desde las administraciones locales hasta las autonómicas y la estatal, aunque sin olvidar la necesaria reducción del déficit.

Según el dirigente alemán, el problema del paro "no debe ser olvidado" pese a que se haya podido empezar a tener éxito económico en otros capítulos. Y advirtió a continuación que asumir una "generación perdida" de jóvenes fuera del mercado laboral les alejará de las ventajas del modelo europeo y supondrá un aliento para el nacionalismo y el populismo.

El hombre fuerte de Merkel en asuntos económicos puso como ejemplo la baja tasa de desempleo juvenil en Alemania, gracias al sistema de formación dual, que forma a los jóvenes "de manera más cercana a la práctica", lo que, "junto al esfuerzo de las pymes", reduce sustancialmente este problema.

En todo caso, Schäuble recomendó "paciencia" y recordó que las cifras de desempleo son las que mejoran en último lugar, tras las reformas y la recuperación económica. También recordó que en política presupuestaria Alemania pone el acento en la inversión en I+D, con una cuota fija del 3%, lo cual es "mucho más importante que las inversiones en hormigón". Otra obligación, afirmó, es reconducir a las entidades bancarias a sus funciones originales, es decir, de financiación de la economía real.

Para Schäuble "el Estado no puede generar crecimiento por sí solo", aunque sí las condiciones para el mismo. A este respecto, la independencia de la justicia y la garantía de los derechos de propiedad "deben ser perfectas porque así lo requieren inversores nacionales e internacionales", concluyó.

Por otro lado, la agencia de calificación crediticia Fitch avaló el optimismo del Gobierno y volvió a revisar al alza sus previsiones de crecimiento para España en 2014 y 2015, hasta el 1,2% (cinco décimas más que en marzo) y el 1,5% (tres décimas más), respectivamente, debido a que la recuperación de la economía española está siendo "más fuerte de los previsto". Eso sí, la agencia estimó que el avance todavía es "frágil". "España destaca en la periferia de la Eurozona debido a la constante mejora de su posición cíclica en los últimos trimestres, lo que también se refleja en una disminución gradual del desempleo", afirmó Fitch.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios