Solidaridad

Los romanceros se unen para ayudar a Amigas al Sur

  • Actuarán el lunes en el parque de Astilleros para recaudar fondos con los que mantener abierto el comedor social

El romancero de Txapela y Kiko Butrón, uno de los participantes. El romancero de Txapela y Kiko Butrón, uno de los participantes.

El romancero de Txapela y Kiko Butrón, uno de los participantes. / Jesús Marín

El verano es la cruz del comedor de Amigas al Sur en el Cerro del Moro. No llegan subvenciones de organismos oficiales, que no se tramitan hasta después del periodo estival, y al no haber colegio muchos niños apuntados a los comedores escolares durante el curso se suman ahora a la demanda. Aún así, como explica Pepa Fernández, portavoz del colectivo, el comedor sigue abierto “apurando los recursos procedentes de donaciones de particulares y de supermercados como Mercadona”.

Además, el comedor se ayuda de las acciones que Amigas al Sur puede realizar en diferentes eventos montando barras para conseguir dinero. Precisamente este lunes tendrá la oportunidad de obtener una buena recaudación gracias a la iniciativa de la Asociación de Romanceros del Carnaval. Este colectivo ha organizado en el Auditorio Costas Rica del parque Celestino Mutis (barrio de Astilleros) el Certamen de una Noche de Verano. Allí actuarán desde las 21.00 horas los romanceros de Kiko Quiñones, Er Moi, Nazaret Fort, Txapela y Kiko Butrón, Ismael Denis, Manolo Santamaría, Cuqui y Ketama, Rocío de Rota y Vandy Sabajanes, con la colaboración especial de Chicharrón de Chiclana.

"Queremos conseguir recursos para poder tirar algunas semanas antes de que lleguen las subvenciones”

Para acceder al evento, en el que colabora el Ayuntamiento de Cádiz, habrá que pagar un donativo de dos euros. Dentro funcionará una barra con precios populares. Pepa Fernández espera que se recaude el dinero necesario “para poder tirar algunas semanas antes de que lleguen las subvenciones”, aparcando de esta manera el “sinvivir” que supone el verano para este colectivo.

Amigas al Sur ya sufrió problemas con el comedor el verano de 2018. Entonces, por falta de recursos económicos el colectivo se vio obligado a cerrar durante dos semanas sin poder dar de comer a los más de 130 usuarios a los que atendía. El adelanto de la subvención por parte del Ayuntamiento posibilitó la reapertura del comedor y el incremento de usuarios hasta los 150.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios