El cuplé a la freidora abre el debate Publicidad y Carnaval, un idilio en el tiempo

  • En los libretos, en los forillos y, ahora, en el repertorio a Concurso, los espacios publicitarios van conquistando terreno en el carnaval gaditano

  • Los carnavaleros también han sido imagen de diferentes marcas

Una imagen de la comparsa 'El cerrojero' durante su paso por preliminares. Una imagen de la comparsa 'El cerrojero' durante su paso por preliminares.

Una imagen de la comparsa 'El cerrojero' durante su paso por preliminares. / Lourdes de Vicente

Comentarios 1

El cuplé de vocación comercial que la comparsa 'El cerrojero' interpretó durante su pase preliminar en el COAC ha propiciado una reflexión en torno a la presencia, cada vez más llamativa, de la publicidad sobre las tablas del Gran Teatro Falla. Y es que la insólita iniciativa de la comparsa de Nene Cheza y José Luis Zampaña Zampi de anunciar una marca de freidora durante una de sus piezas cortas es, por ahora, el último coqueteo de una larga relación no siempre comprendida, la del Carnaval y la Publicidad, que ha encontrado su explosión en el siglo XXI.

Pasodoble sacado del libreto de 'Los hombres del mar' de Paco Alba. Pasodoble sacado del libreto de 'Los hombres del mar' de Paco Alba.

Pasodoble sacado del libreto de 'Los hombres del mar' de Paco Alba.

Pero ya antes, nos remontamos a los años 60 y 70 del siglo XX,  encontramos un precedente hermanado a esta intromisión publicitaria en las letras de las agrupaciones. Así, hay que recordar que en no pocos libretos de la época, los grupos introducían una letra comercial asociada a la marca que, normalmente, les patrocinaba la impresión de sus hojillas. Letras que, eso sí, al parecer no se presentaban dentro del repertorio a Concurso, por lo tanto no se cantaban en el Falla.

Por ejemplo, la contraportada del libreto de los míticos 'Los hombres del mar' de Paco Alba encontramos este pasodoble dedicado a uno de los productos de las Bodegas Agustín Blázquez que hacía de mecenas de estos textos de la comparsa de 1965. Otra empresa, en este caso a la Central Lechera de la Cooperativa Ganadera La Merced, encuentra su homenaje en la década siguiente por parte de la chirigota 'Los Don Nadie', de Serafín García y El Cala, con uno de los pasodobles impresos en su libreto patrocinado por esta marca. Y no son los únicas agrupaciones que sacaban "unos duritos" a través de este sistema.

Y es que el libreto, tradicionalmente, ha sido el soporte tradicional de financiación de las agrupaciones. Así, tanto las formaciones a concurso como las callejeras cuentan, en algunos casos, con libretos con más publicidad que los medios escritos (exageración modo on).

'Los periodistas' de Fletilla (1958) con el bombo dedicado a un anuncio comercial. 'Los periodistas' de Fletilla (1958) con el bombo dedicado a un anuncio comercial.

'Los periodistas' de Fletilla (1958) con el bombo dedicado a un anuncio comercial.

Y si el libreto se quedaba fuera de los dominios del Concurso, con el bombo, otra de las vallas publicitarias por excelencia, el anuncio entraba en la escena propiamente dicha. Encontramos, por ejemplo, en las agrupaciones de los 50 a 70 publicidad en el bombo de lo más variado (rescatamos esta imagen de 'Los periodistas' de Fletilla del año 1958 con un anuncio de Marisco La Cabra en el instrumento); mientras que a partir de los años 80, y durante casi 30 años, fue el bombo de HiperCádiz, luego Hipersol y finalmente Supersol los que se convirtieron en el emblema publicitario del Carnaval en democracia.   

El bombo (y también la caja) fue sólo el principio de una conquista que, año tras año, con sus altos y bajos, ha ido ganando terreno en el escenario del coliseo de las coplas. Así, si durante un tiempo, tampoco exento de polémica, en el escenario sólo estaba permitida la publicidad de la entidad que colaborara en la financiación del Concurso de Agrupaciones, a partir del año 2000, a través de un cambio en el reglamento, se abre la veda al instinto comercial de las agrupaciones.

El siglo XXI entra en el Falla dando la facilidad a los participantes de la "plena utilización del escenario" durante su actuación, por lo que se abrió la puerta a la colocación de la publicidad estática por parte de las agrupaciones; publicidad que tenía que convivir con la oficial del Concurso. ¿La mejor manera? Insertarla en el forillo.

'Los quemasangre', de Selu García Cossío 'Los quemasangre', de Selu García Cossío

'Los quemasangre', de Selu García Cossío / Jesús Marín

En los últimos casi 20 años este sistema de introducción de la publicidad ha sido el predilecto para las agrupaciones, de forma más o menos sutil. Ejemplos, innumerables. Y por ir a la más rabiosa actualidad, en el presente COAC encontramos muestras tales como la de la chirigota 'Los quemasangre' de Selu García Cossío, con la marca Solera bien visible en los barriles sobre los que se apoyan los componentes de la formación o el cuarteto de Ángel Gago, 'Este año nos retiramos', con los numerosos anuncios que salpican su puesta en escena. 

De hecho, el Selu es también la imagen promocional del Solera. Porque la relación Publicidad y Carnaval es una vía de doble sentido. Y es que hay empresas que desde hace décadas se vienen percatando del potencial publicitario de algunas agrupaciones y carnavaleros, por lo que ya no es extraño ver a nuestros personajes del Carnaval favoritos anunciando algunos productos. Pero no siempre esto se contempló con normalidad.

Así, en el año 1985 la empresa Titanlux contrató a la chirigota 'Los Carreros de la Alianza' para protagonizar un anuncio televisivo, rodado en Medina Sidonia, donde se publicitaba la marca a través de un cuplé con la música de 'Los cegatos con botas' interpretado por la formación entonces en alza tras conseguir dos primeros premios y dos segundos galardones en el Concurso. Esta relación comercial parece que no fue vista con buenos ojos por la totalidad de los aficionados con lo que el grupo recibió diversas críticas.

Sin embargo, y con mucho arte, al año siguiente la chirigota, ya como 'Los cubatas', ironizó sobre el anuncio dedicándose a sí mismos un cuplé que empezaba: "Hay que ver qué cara tienen 'Los Carreros' que se creen artistas de televisión..." 

También existen ejemplos más cercanos de esta buena sintonía entre los carnavaleros y los spot publicitarios, ya al parecer con el beneplácito del público, como el anuncio para Vía Digital que en las postrimerías del siglo XX protagonizó la chirigota 'Los pulicías de las penículas', de José Manuel Sánchez Reyes, o los actuales anuncios emitidos por Onda Cádiz durante la retransmisión del Concurso que tienen a José Luis Ballesteros El Love y Manuel Carrión El Cabra como estrellas.  

Y es que, quizás, el cuplé con anuncio incluido de la comparsa de Cheza y Zampi, que ha levantado cierto revuelo en las redes desde su interpretación en las tablas del Falla, en unos años se contemple con más normalidad. O no. El tiempo lo dirá...  

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios