La fiesta a debate en la Fundación Cajasol

Historias de Carnaval a diario

  • La Casa Pemán acoge un coloquio para recordar cómo nació el Diario del Carnaval y la influencia que ha tenido sobre el Concurso a lo largo de estas casi tres décadas de vida

Un momento de la tertulia que tuvo lugar en la Fundación Cajasol. Un momento de la tertulia que tuvo lugar en la Fundación Cajasol.

Un momento de la tertulia que tuvo lugar en la Fundación Cajasol. / Julio González

Casi 30 años dan para muchas coplas pero también para muchas noticias, para muchas crónicas, artículos, puntos del Jurado Diario. Por ello, el pasado miércoles la sede de la Fundación Cajasol en Cádiz acogió un coloquio sobre la historia del Diario del Carnaval, un medio que desde su nacimiento, allá por 1993, se ha dedicado a dejar constancia por escrito de todo lo que ha rodeado a nuestra fiesta.

En el encuentro participaron Joaquín Quiñones, autor de comparsas; José Manuel Sánchez Reyes, autor de coros y chirigotas y a la vez integrante del equipo que compone el Diario del Carnaval desde que entró a trabajar en este medio; Juan Carlos Borrell, que fue durante más de una década miembro del Jurado Diario y que también formó parte del Jurado Oficial en 1998; Manolo Fossati, ex subdirector del Diario y coordinador del Diario del Carnaval durante muchos años; Ignacio Valdés, director de Arte del Diario y que creador del diseño del Diario del Carnaval; y Pedro M. Espinosa, actual coordinador del suplemento y que hizo de moderador.

En la animada charla, Ignacio Valdés recordó cómo fue Antonio Pérez Sauci quien tuvo la brillante idea de crear un diario con toda la información carnavalesca a imagen y semejanza del Diario de Cádiz. “Cuando cambiamos de la sábana al tabloide salían muchas páginas en local dedicadas al Carnaval, dedicamos agruparlas en un suplemento y Antonio tuvo la idea de crear un Diario del Carnaval con las mismas secciones. Recuerdo que hasta tenía pasatiempos que el propio Antonio se encargaba de confeccionar cada día. Era una trabajera”.

La irrupción del Jurado Diario en 1985 también tuvo su espacio en la tertulia. Tras los incidentes en la final del año anterior, cuando este medio publicó los premios tras una filtración mientras los grupos aún seguían cantando, el Diario decidió crear un jurado y dar los puntos cada día. Sánchez Reyes llegó a ofrecer una conferencia en el Congreso del Carnaval sobre este tema. “Hubo coplas, como un cuplé de ‘Fieble amalilla’ contra el Jurado Diario que hizo que el Falla aplaudiera durante ocho minutos”.

La creación del Jurado Diario fue uno de los temas que más controversia causó

Borrell, que formaba parte de aquellos primeros jurados, recuerda que “nos lo tomábamos con tanta seriedad como el Oficial. Los primeros años nadie sabía quiénes somos, lo que dio pie a situaciones graciosas cuando nos fuimos al Andalucía, que había que puntuar a escondidas en butacas, porque ya no teníamos un palco como en el Falla”.

Manolo Fossati recordó cómo la importancia de las crónicas se hacía notar en la cantidad de llamadas “que se producían en la redacción dedicándonos todo tipo de picardías”.

Por su parte, Quiñones reconoció que lo primero que un autor hace cuando lee una crónica de un periodista sobre su grupo es preguntarse “qué sabrá este de Carnaval”. “¿Con quién ha empatado este?”, le apoyo Sánchez Reyes, quien pese a trabajar en la casa ha sufrido mil veces las puntuaciones del Jurado Diario.

Entre el público había grandes aficionados como Ángel Núñez, presidente del Jurado Oficial hace unos años y que reconoció que “en aquella ocasión yo prohibí a mi jurado que mirara el del Diario, aunque yo sí lo miraba. Evidentemente a mí no me influyó”.

Luis Frade, también presente en la sala y que fue presidente del Jurado Diario durante ocho años, recordó cómo llegaron a “rayarme un coche nuevo por puntuar. Era complicado porque nos lo tomábamos con mucha seriedad. Eso sí, a mí nunca nadie del Diario me impuso un jurado”.

Por último se recordó cómo el personaje de Doña Cuaresma se ha ganado un sitio en la contraportada del suplemento. “También se le ocurrió a Pérez Sauci”, dijo Valdés. “Un año incluso la quitamos, pero al final rectificamos porque vimos que es necesaria”. Son muchos los aficionados que conservan y encuadernan el Diario del Carnaval cada año.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios