Carnaval de Cádiz | Chirigota de Manolo Santander La maldición del 'pescao' caletero

  • La chirigota de Manolo Santander y José Manuel Sánchez Reyes se inspira en el tipo de ‘Piratas del Caribe’ para encarnarse en nuestras especies marinas más queridas y más sufridas

No pueden más. Mira que viven entre escolleras, rodeados de bellas criaturas marinas y bajo el bello manto de las apacibles aguas caleteras. Pero sus vidas están condenadas a un trágico final y es hora de gritarlo a los cuatro vientos. “¿Tú sabes la muerte más mala que tiene un ‘pescao’ de la Caleta?”, cuenta Manolo Santander prácticamente transformado en el mitológico pirata Davy Jones, el de la cabeza de pulpo de la saga de 'Piratas del Caribe', dispuesto a capitanear la protesta de una tripulación “de marrajos, mojarras, urtas, cazón y cornúas caleteras”.

“No podemos ver a Ángel León, ni nos gusta Japón por todo lo que nos hacen allí, así que nos hemos inspirado en la película ‘La maldición de la Perla Negra’ para convertirnos en ‘La maldición de la lapa negra”, desgrana el autor de la chirigota junto a José Manuel Sánchez Reyes, de un tipo con porte de pirata pero con fondo de estas especies marinas tan gaditanas representadas en sus gorros. El diseño de todo el vestuario es obra de su hermano Emilio Santander y ha sido ejecutado “durante cuatro meses en el local de ensayo en el colegio de Santa Teresa, como toda la vida” por José Rodríguez ‘El Goma’.

Un tándem que ya se las sabe todas a la hora de ingeniar el tipo más caletero y gaditano, el que siempre invita a deleitarse en el detalle que hace grande la esencia de nuestro disfraz. El que es capaz de manufacturar “las barbas y las algas marinas que cuelgan de sus chaquetas con estropajo de escayolista, el verdín con el musgo del portal de Belén y la botonadura con las tapaderas de las ollas, las argollas de cortinas y cuerda de barco”, describe El Goma de un tipo salpicado de “auténticas piedras de la Caleta, conchas de ostiones, lapas y ermitaños”.

Como complementos portan tridentes, anzuelos gigantes, arpones y redes, que vienen a completar el montaje final en escena que es obra de Imaginarte, mientras que la recreación del fondo marino ha sido igualmente ideado por Emilio Santander pero ejecutado por Artesanos del Carnaval.

Todo detalle es poco para representar a esta suerte de desgraciados y reivindicativos ‘pescaos’ con un pulpo por capitán, Santander, ataviado con otros complementos distintos como el corbatín rojo, la banda hecha con redes de trasmallo, una boca de cangrejo en lugar de mano, coloretes desdibujados por el agua ‘salá’ en rojo y una perilla en forma de tentáculo de pulpo que le coloca con mucho arte el equipo de maquillaje, miembros de su propia familia. “Échale pimentón”, le dicen con guasa cuando termina de colocarse el gorro en forma de pulpo para la foto del Diario. “Así estamos siempre, somos una familia”, dice El Goma del ambiente que se vive en la Asociación Provincial de Pensionistas y Jubilados de Cádiz (UDP) de la calle Rosa, donde pasan las horas previas al debut, acompañados de familiares, amigos y colegas del Carnaval, con Antonio Martín, Catalino y Jesús Monje como visitantes de excepción.

Expectativas todas, claro, venimos a ganar, pero sin tener esta fijación”, se sincera Santander del sentir de una chirigota que nunca olvida dónde están y quiénes son.“Tenemos un público fiel, somos una chirigota de barrio que sigue haciendo el mismo Carnaval de siempre”. El de Cádiz, el de la Viña y el que este año nos trae desde las mismísimas profundidades de la Caleta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios