COAC 2019| Chirigota 'Los masones en adobo'

Un reducto de masones gaditas se refugia en Los Dedócratas

  • José Arauz se una a Miguel Llull para la tercera propuesta de este grupo de chirigoteros, que se preparó en la peña de la calle Rosario

Los masones calentando voces en la peña. Los masones calentando voces en la peña.

Los masones calentando voces en la peña. / Julio González

Son cerca de las ocho de la tarde y acaban de llegar dos pelucas a la Peña de Los Dedócratas, en la calle Rosario, refugio del último reducto de los masones gaditas. “Sí, digamos que usamos las que vayan llegando, si tienes una en tu casa tráetela”, bromea José Arauz.

'Los masones en adobo (Los iluminati de Cai)' no es una orden que maneje mucha pasta podemos decir. “Aquí hay poco dinero. Del tipo nos han hecho detalles, pero gente próxima, y partiendo de un traje de chaqueta”, cuenta el autor de esta chirigota junto a Miguel Ángel Llull.

Su escudo está compuesto por pitos de caña, los puños son cartuchos de papas fritas y la beca tiene los colores y escudo del Cádiz CF, con recuerdo al Baguetina. Los detalles chirigoteros, que completan unos gargajillos con calcetines, dan vida a esta idea, el tercer proyecto de este grupo que dejó tan buen sabor de boca con los ‘Gora Ke hay’ y ‘Dónde meto el elefante en este piso de estudiantes’, pasando a cuartos de final.

“Vamos a intentar no estropear lo de estos dos últimos años. Con eso estamos contentos”, dice con ‘age’ Arauz, que se suma este año a la chirigota de su amigo Llull, aunque en los carnavales anteriores ya colaboró con ellos.

Miguel Llull y Arauz son amigos de siempre y llevaban muchos años con la idea de hacer algo juntos “Podemos llevar 25 años hablando de esto. Decíamos algún día se dará la situación y se ha dado”. Y es que ambos son componentes de chirigotas que descansan este año, la del Canijo y Vera Luque.

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios