cádiz c.f.

La venta de una promesa, posible solución a la crisis

  • El Espanyol, dispuesto a abonar 30.000 euros por el juvenil cadista Pirulo · El dinero serviría para pagar a la cantera

Al Cádiz se le ha presentado una situación atípica en materia de cantera, ya que cuenta con un jugador que se ha declarado en rebeldía para forzar su marcha a otro club. Es el caso de José Antonio Ruiz López, conocido como Pirulo, que pertenece al Cádiz juvenil y que antes de empezar la competición decidió dejar de entrenar, como medida de presión, para conseguir que el club cadista le dé la carta de libertad para fichar por el Espanyol.

El asunto se complica desde el momento en que el jugador pertenece al Cádiz hasta 2012. Además, su marcha crearía un peligroso precedente. Todo esto contrasta con el dinero que, según fuentes de la prensa catalana, estaría dispuesto a pagar el club catalán, 30.000 euros. Cierto es que esta cantidad vendría como agua de mayo para que el Cádiz redujera la deuda que tiene contraída con su cantera.

El caso Pirulo parece tener por el momento poca solución. Nunca es conveniente mantener vivo un conflicto de esta índole en el seno de una entidad, pero no lo es menos ceder ante la presión de un juvenil que, por mucho que prometa como futbolista, todavía no ha demostrado nada en el balompié profesional. La postura que por el momento adopta el club gaditano pasa por retener al jugador de Los Barrios, negándose a abrir una puerta que podría sentar un grave precedente en una entidad que cuenta con ocho equipos en sus secciones inferiores.

El deseo de Pirulo (16 años) por abandonar el Cádiz viene de la pasada campaña, cuando se ausentó sin permiso de los entrenamientos del Balón cadete para acudir a Barcelona para conocer las instalaciones del Espanyol. Ese gesto de indisciplina le costó estar apartado temporalmente de la plantilla que entonces entrenaba Ismael Pérez.

Pero este juvenil de primer año no ha cedido en sus pretensiones y el pasado verano ya estuvo marcado por sus idas y venidas negociando con el Cádiz la posibilidad de contar con un contrato que le asegurara un ingreso mensual y evitar de esta manera su marcha. Según fuentes próximas al jugador, el director deportivo, Julio Peguero, le llegó a ofrecer un contrato por el cual iba a cobrar 300 euros mensuales, algo también atípico para una promesa cadista que milita en el conjunto juvenil de División de Honor.

Pirulo llegó al Cádiz hace dos años procedente de Los Barrios, donde ya destacaba como un delantero con unas condiciones físicas y técnicas muy buenas, a las que hay que añadir una picardía impropia a esa edad. En el último Campeonato Nacional de selecciones autonómicas sub'16, el futbolista explotó sus condiciones y fueron muchos los clubes de Primera División que se interesaron por él, casos de Villarreal, Sevilla, Espanyol y Betis. Con este último equipo llegó a realizar una prueba antes de firmar por el Balón cadete hace dos temporadas.

En la balanza del club cadista se encuentra, por un lado, la presión y rebeldía de una interesante promesa; y, por otro, la necesidad de recibir algún ingreso para reducir la deuda con la cantera, desglosada en tres meses de gasolina, una nómina de la última temporada y otra del pasado mes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios