Deportes

El valor del oro olímpico en el fútbol

  • El torneo, según la FIFA, está en un segundo o tercer orden por debajo del Mundial.

Si bien alzarse con el oro olímpico es el sueño de cualquier deportista, en ciertas disciplinas y, especialmente en el fútbol, el título mundial está claramente por encima de la gloria olímpica en el inconsciente colectivo de los jugadores e hinchas.

Sin embargo, para algunas naciones con mucha historia la presea dorada podría convertirse en obsesión, como es el caso de Brasil, pentacampeón mundial. Bajo la organización de la FIFA, el torneo olímpico de fútbol tiene una relevancia de segundo o tercer orden. Esa valoración radica en la limitación que tienen las 16 selecciones que participan en la fase final en contar con su máximo potencial, ya que el campeonato es para menores de 23 años con la posibilidad de incluir tres refuerzos mayores a esa edad. Obviamente, eso quita brillo pues muchos de los grandes futbolistas que le darían peso específico al acontecimiento no pueden ser de la partida, como Xavi, Iniesta, Casillas, Kaká, Daniel Alves y David Luiz, campeón de Europa con el Chelsea. En Uruguay no estará Diego Forlán, mejor jugador del Mundial 2010, o el gran capitán, Diego Lugano, entre otros.

No obstante, desde la FIFA intentan sumarle prestigio como el torneo presentación de las glorias del día de mañana. "En este campeonato empezamos a buscar a las estrellas del mañana", dijo Gary Lineker durante la ceremonia del sorteo de la fase de grupos. Pero además, los clubes en muchos casos, se niegan a ceder a sus cracks para esta competición, quitándole lujo a su esencia.

Asimismo, el sistema de clasificación a la fase final varía según la región. Por ejemplo, en Europa se toma el Campeonato de Europa sub 21, mientras que en Sudamérica el torneo es sub 20, aunque al final el torneo olímpico lo juegan los sub 23.

Sin embargo, pese a ser el hermano mayor del Mundial, pues el torneo olímpico se disputó por primera vez en forma oficial en Londres 1908 (ganó Gran Bretaña) mientras que la primera edición de la Copa del Mundo se llevó a cabo en Uruguay en 1930, los Juegos Olímpicos para algunos países con gran tradición futbolera puede volverse una gran obsesión.

El caso más paradigmático es el de Brasil, que cuenta en sus vitrinas con todos los trofeos menos el título olímpico. Eso lo diferencia negativamente de todos los otros grandes que sí han conquistado al menos una vez los campeonatos continentales, mundiales y también olímpicos, tal es el caso de España, Francia, Italia, Alemania, Inglaterra (Gran Bretaña), Argentina y Uruguay.

La Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) quiere aprovechar la oportunidad de Londres 2012 para reparar una deuda histórica con su hinchada, aunque para Inglaterra, vestida como Gran Bretaña, también será una oportunidad de lujo para intentar detener una sequía de casi medio siglo (46 años) sin festejar títulos internacionales.

Aunque está más que claro que el oro olímpico funcionará como un bálsamo, porque cualquier aficionado lo que más desea es ver a su selección conquistar la Copa del Mundo que en estos momentos está en manos de la España de Vicente del Bosque.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios