baloncesto liga endesa

Un último cuarto digno del Valencia

  • El campeón liguero gana con sudores al Obradoiro

Dubljevic y Pustovyi pelean por alcanzar un rebote que parece ser ya propiedad del pívot del Valencia Básket. Dubljevic y Pustovyi pelean por alcanzar un rebote que parece ser ya propiedad del pívot del Valencia Básket.

Dubljevic y Pustovyi pelean por alcanzar un rebote que parece ser ya propiedad del pívot del Valencia Básket. / manuel bruque / efe

El Valencia Básket sumó su segunda victoria de la temporada al ganar al Monbus Obradoiro por 80-67 en un encuentro igualado en el que, si bien Erick Green fue su máximo anotador, fueron Rafa Martínez y Van Rossom, dos de sus veteranos, los que lo condujeron al triunfo.

La entrada del base belga despertó al Valencia tras un mal inicio, una explosión anotadora de Rafa Martínez entre el final del tercer cuarto y el inicio del cuarto, lo impulsó y la dirección de Van Rossom le concedió un plácido final de partido.

El Valencia se ablandó con la ceremonia de izado al techo de la Fonteta del estandarte de la recién conquistada Supercopa que se produjo antes del partido y arrancó despistado, todo lo contrario que el Obradoiro que, incisivo, aprovechó para abrir un pequeño hueco en el marcador con Laksa y Thomas anotando desde lejos (3-10, m.4).

Pero el partido cambió con la entrada de Doornekamp y Van Rossom, que regresaba a la Fonteta tras su salida del pasado verano y su reciente fichaje, y fue recibido con una gran ovación. Elevaron el listón defensivo y anotaron desde lejos y un minuto antes de acabar el primer cuarto el Valencia ya estaba por delante.

El conjunto gallego no se dejó arrollar y aguantó firme el chaparrón hasta que el base belga se sentó. Después aprovechó el físico de Bendzius y Pustovyi para volver a ponerse por delante y aumentar su dureza defensiva y el choque entró en un atractivo intercambio de canastas en el que Joan Sastre y Green sumaron para los locales y Sabat y Pechacek para los visitantes (35-35, m.20).

El equipo gallego se encomendó a los centímetros de Pustovyi y a la buena mano de Matt Thomas para arrancar el segundo cuarto y no le pudo ir mejor. Abrió hueco pese a los puntos que opuso Green (44-51, m.35).

Pero quien cambió el partido de verdad fue Rafa Martínez que contestó con nueve puntos seguidos en apenas un minuto y dieciséis segundos que dieron un fuerte impulso al Valencia (59-54, m.31).

Los locales ya no dieron pie a nuevos cambios de guión y no lo hicieron porque el regreso a la cancha de Van Rossom le valió una dirección sólida que dejó sin opciones al Obradoiro pese a la persistencia de Sabat. Tan tranquilo fue que Vidorreta aprovechó para dar segundos al banquillo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios