Deportes

Un 'tsunami' pasa por Jerez

  • Maikel Melero, Dany Torres y Marc Pinyol se imponen en el 'Night of the jumps', deleitando con sus saltos impresionantes a los 4.000 espectadores que disfrutan del extraordinario espectáculo en el Municipal de Chapín

Entre 'back flips', 'tsunamis', 'picapiedras' y demás trucos propios del freestyle se les pasó la noche volando -nunca mejor dicho- a los 4.000 espectadores que llenaron el Fondo Norte del Municipal de Chapín el pasado viernes por la noche para presenciar la séptima prueba puntuable del Campeonato del Mundo de Freestyle. La noche de los saltos -'Night of the jumps' es el nombre oficial del certamen- reunió a un público joven ávido de emociones fuertes, justo lo que estos pilotos del motocross saben dar y en cantidades generosas.

Finalmente, la organización del evento decidió que la cita en Jerez puntuaría para el Mundial de las Naciones en lugar del campeonato del mundo individual que lidera el español Maikel Melero. De este modo, el trío español formado por el propio Melero, el sevillano Dany Torres y el catalán Marc Pinyol se las tuvieron que ver con el combinado francés con Brice Izzo, David Rinaldo y Remi Bizouard y, en otro equipo, los checos Petr Pilar y Libor Podmol junto al australiano Rob Adelberg bajo una única bandera que el speaker Javier Rufete denominó 'resto del mundo'.

El espectáculo comenzó, con algunos minutos de retraso bajo los acordes del 'Another brick in the wall' de Pink Floyd y seguidamente con el 'We will rock you' de Queen que sirvieron para que Rufete encendiera a una grada con muchas ganas de ver lo mejor de cada piloto. Bengalas y fuegos artificiales dieron colorido al Fondo Norte y la temperatura alcanzó su cota máxima con los primeros 'riffs' del 'Highway to hell' de AC/DC con el que comenzaron las presentaciones de los equipos antes de pasar a una primera ronda eliminatoria de la que quedó apeado el combinado francés contra todo pronóstico y ante la sorpresa del respetable, que entendió que sus saltos fueron mejores que los del equipo 'resto del mundo', que curiosamente pasó a la final con la mejor puntuación (237 puntos) por delante de los españoles.

Marc Pinyol abrió la final con una ronda de dos minutos ejecutando un total de ocho saltos más uno que puntuaba doble. Posteriormente le tocó el turno a Petr Pilat, alternándose un piloto de cada equipo. El sevillano Dany Torres se empleó a fondo a pesar de que una lesión de tobillo apenas le permite caminar sin cojear. Aún así, fue el piloto que más cariño levantó entre los espectadores que se dieron cita en Chapín.

Pero quien terminó de poner en pie a la gente fue el doble campeón del mundo, el albaceteño Maikel Melero, con un último salto colosal en el que se soltó del manillar y dio un giro completo en al aire antes de volver a engancharse a su montura. Un salto de nota máxima y de extrema dificultad que le valió al trío español para asegurarse la primera posición y subir a lo más alto del podio. Finalmente, España sumó 252 puntos que le dieron el triunfo en Chapín por delante del combinado checo-australiano y de los franceses, que se tuvieron que conformar con la tercera posición.

El delegado de Economía del ayuntamiento, Santiago Galván, y la diputada de Igualdad y Bienestar Social, Isabel Armario, entregaron los trofeos en la ceremonia del podio, concluyendo el espectáculo de nuevo con fuegos artificiales.

El gran triunfador de la noche de los saltos fue Maikel Melero, que también se adjudicó el trofeo a la mejor plegada (desplazamientos laterales de la moto a un lado y otro en el aire). El albaceteño y el francés David Rinaldo se jugaron el trofeo después de pasar un primer corte dejando en la cuneta a Pinyol, Bizouard, Massimo Bianconcini y Brice Izzo. En los saltos finales, Melero se impuso a Rinaldo ante un público enfervorecido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios