Baloncesto l Campeonato de Europa

El título que le falta a España

  • El potencial de los hombres de Scariolo los coloca arriba en las apuestas para ser, por fin, campeones del continente · Pau, Navarro, Rudy, Marc, Ricky y compañía quieren sacarse la espina de Madrid

La selección española de baloncesto es la unánime favorita y, por tanto, el enemigo a batir, en el Campeonato de Europa de baloncesto que del 7 al 20 de septiembre se va a disputar en distintas ciudades de Polonia, porque quiere hollar, por primera vez en su historia, lo más alto del podio continental.

Por nombres, por resultados en los últimos torneos y por calidad, España es la máxima aspirante a inscribir su nombre en la medalla de oro, pero el torneo todavía no ha comenzado y hay que recorrer un largo e intrincado camino lleno de trampas y problemas.

La selección, además, se presenta con una incógnita, la de su rendimiento con Pau Gasol, que no ha podido jugar por lesión un solo partido de la preparación y que, paradójicamente, tendrá que aprovechar los partidos de la primera fase para acoplarse con sus compañeros y amigos.

Dieciséis equipos competirán en la primera fase en cuatro grupos. España jugará en el C, en Varsovia, junto a Serbia, Gran Bretaña y Eslovenia.

Será una primera piedra de toque para todos, porque sólo los cuartos de cada grupo se marcharán para casa.

Después se formarán dos nuevos grupos de seis equipos, en los que los resultados obtenidos en la primera fase tendrán validez. Y de la clasificación de este grupo saldrán los cruces de cuartos de final. Cuarto contra primero y segundo contra tercero de ambos grupos. La hora de la verdad.

Lituania, que ganó a España con solvencia en el último amistoso, también está entre las selecciones favoritas, lo mismo que Grecia, Eslovenia y Turquía, ésta con Turkoglu e Ilyasova, por poner algunos ejemplos, pues ante las ausencias de algunas de las figuras NBA el campeonato parece más abierto que nunca.

La incógnita de ese grupo está en Rusia. El vigente campeón, capaz de derrotar a España en Madrid, no atraviesa por su mejor momento debido a las ausencias. No están en Polonia ni Kirilenko ni Holden, sus principales estrellas, y tampoco jugarán Savrasenko, Morgunov y Pashutin. Además, Khryapa, la otra estrella que le quedaba, está lesionado en la rodilla y ayer fue descartado de manera definitiva. Todo eso conduce a excluir a los rusos de los candidatos al título.

Tampoco conviene descartar el papel que pueda hacer Francia, curiosamente la última clasificada tras eliminar a Bélgica en el cruce postrero. Los galos han llegado tarde al cuadro polaco, pero que nadie olvide que puede presentar un quinteto formado por Tony Parker, Batum, Boris Diaw y Turiaf, todos ellos jugadores de la NBA, además de Florent Pietrus, actualmente pívot del Valencia Basquet y antes de Unicaja y Estudiantes.

España jugará la segunda fase en Lodz y los cuartos de final y la lucha por las medallas se disputarán en Katowice, a ochenta kilómetros de Cracovia.

Los campeonatos siempre suelen tener sorpresas y España no quiere tener ningún sobresalto, máxime tras la derrota ante Lituania en el último amistoso.

Serbia será una importante piedra de toque en el primer partido, mañana a las 21:00, pero tanto el seleccionador, Sergio Scariolo, como los jugadores, parecen haber tomado nota de la importancia de la intensidad en el juego para poder ser competitivos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios