Fútbol | Primera Andaluza

Una temporada con muchas adversidades para el Recreativo Portuense

  • El conjunto rojillo se sobrepuso con rapidez a las bajas inesperadas y no pasó apuros.

Formación titular del Recre en el último partido de la campaña en el Marcos Monge. Formación titular del Recre en el último partido de la campaña en el Marcos Monge.

Formación titular del Recre en el último partido de la campaña en el Marcos Monge. / F.L.

El Recreativo Portuense ha terminado una campaña en la que llegó a pensar en la posibilidad de pelear por los play-off de ascenso para que después los resultados le llevaran a aterrizar y dar por buena una permanencia sin apuros. A este cronista le parece que tampoco sería justo pedirle mucho más a una entidad que no alcanza los 200 socios, que sufre unas instalaciones deficientes que condicionan los entrenamientos entre noviembre y febrero, un club que, por fortuna, cuenta con la entrega de su junta directiva, capitaneada por Antonio Flor.

Los recreativistas han finalizado la competición con 12 victorias, 9 empates y 13 derrotas, habiendo marcado 48 goles y encajado 50. Han concluido en la décima posición, con 45 puntos, 27 de ellos cosechados en el Marcos Monge y 18 obtenidos en los desplazamientos.

Los 48 goles se los reparten entre Barberá (12, dos de ellos de penalti), Kike (5), Rosillo (5), Rafi Cruz (4), Jesuli (4), Kevin (4, dos de penalti), Carlos Cabeza (3, uno de penalti), Isaías (2), José Serrano (2), Manu (2) y, con uno en cada caso, Borja Ochoa, Agu, Abraham, Juan Sánchez e Isaac.

El marcador más abultado a favor de los portuenses es el 8-1 endosado al San Fernando B (récord de la temporada en el grupo), mientras que la goleada más grande sufrida corresponde a un 4-0, padecida por partida doble (Jerez Industrial y Trebujena).

Hubo una etapa clave en el transcurrir, aquella en la que, tras perder 3-0 ante la UD Tesorillo, los jugadores ofrecieron su disponibilidad para aumentar el número de entrenamientos semanales, que pasó de tres a cuatro. En la que acabaría siendo la mejor racha del ejercicio, los portuenses sumaron 10 de los 12 puntos siguientes, algunos frente a fuertes rivales (aguantaron el empate a uno en el Marcos Monge ante el Bazán, superaron 0-1 al Balón en un gran partido, doblegaron 1-0 al Villamartín y vencieron 0-2 a la débil Juventud Sanluqueña). Dichos números permitieron ahuyentar unos fantasmas que ya no volverían a aparecer con esa intensidad.

Uno de los aspectos más positivos del ejercicio reside en la rapidez con la que el cuadro técnico rojiblanco supo sobreponerse a bajas inesperadas, como las marchas definitivas del defensa Anzu, el centrocampista Kevin, los extremos Juan Sánchez y José Serrano o los delanteros Borja Ochoa y Adri Domínguez, bajas que fueron temporales, aunque extensas, para los lesionados Campillo, Víctor o Rafi Cruz. Los teléfonos y las relaciones futbolísticas funcionaron y llegarían sobre la marcha los arietes Carlos Cabeza y Rosillo, concediéndose más minutos a la cantera, con jugadores como Isaac, Adri López, Manu o Alberto asumiendo el reto.

El Recreativo se enfrenta ahora al cambio de etapa que siempre supone la salida de un entrenador, toda vez que Juanjo Durán decidió voluntariamente dar por concluido su ciclo al cumplirse dos años, un tiempo que le ha servido para crecer futbolísticamente, como muestra el ofrecimiento, aceptado, del banquillo del Jerez Industrial. La dirección deportiva, al frente de la que se sitúa Paco López, tiene ante sí el reto de escoger un técnico que sepa adaptarse a un club que requiere mejores infraestructuras, pero que cuenta con factores positivos para los entrenadores como el sentido común con que se mueve la junta directiva, que le lleva a huir de destituciones aceleradas o caprichosas y concede tiempo y oportunidades a los directores de orquesta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios