Deportes

Un sueño en verde y amarillo

  • Los colombianos ganaron los jerséis blanco y a lunares, pero nunca el de los puntos ni la general

Gaviria levanta los brazos celebrando su triunfo por delante de Sagan y Kittel. Gaviria levanta los brazos celebrando su triunfo por delante de Sagan y Kittel.

Gaviria levanta los brazos celebrando su triunfo por delante de Sagan y Kittel. / sebastien nogier / efe

Al colombiano Fernando Gaviria (Quick Step), a pesar de estar acostumbrado a los laureles de la victoria, en Fontenay Le Comte le faltaban las palabras para describir sus sentimientos, tanto por haber ganado la etapa como por ser el primer líder del Tour.

"No puedo definir lo que siento, porque es un sentimiento que no se puede describir con palabras", explicó el colombiano ya vestido de amarillo y abrazando el tradicional león de peluche que recibe el líder de la carrera gala cada día. A Gaviria (La Ceja, Antioquía, 1994) le costaba encontrar la manera de definir adecuadamente los sentimientos que le asaltaban tras lograr el doble éxito en la carrera francesa, a la que llegaba con siete victorias bajo el brazo, con una etapa en la Vuelta a San Juan argentina en enero y otras tres en febrero en la Colombia Oro y Paz, para sumar las tres siguientes en mayo en la Amgen California. Pero en su última prueba antes del Tour se vio superado en Suiza por Sonny Colbrelli (Bahrain) y en otra por Peter Sagan (Bora).

Ahora su gran objetivo es ir "día a día" sin plantearse todavía pelear por el maillot verde que también quiere uno de sus grandes rivales, el eslovaco y tricampeón del mundo Peter Sagan, al que considera "el favorito" después de haberlo ganado en cinco ocasiones. "Impresiona como hace las cosas en los sprints intermedios, por eso iré día a día y disfrutaré de cada momento".

A pesar de todo dejó entrever que en función de cómo se desarrollen los acontecimientos podría involucrarse en la lucha por el jersey de los puntos verde aunque "París todavía está lejos".

Gaviria se convirtió en el segundo ciclista colombiano de la historia en vestir el maillot amarillo, después de que lo hiciera Víctor Hugo Peña en 2003 y suma la decimoséptima victoria parcial para los cafeteros en esta prueba. Colombia entró en el mapa del ciclismo mundial y del Tour en 1984, año en que Lucho Herrera rompió moldes con una victoria de etapa, entre Grenoble y Alpe d'Huez. Desde entonces, y hasta la primera etapa del Tour 2018, 11 ciclistas habían firmado un total de 16 victorias parciales.

Un día de alegría para toda Colombia gracias al impresionante sprint, pero el país espera que este año llegue el milagro del maillot amarillo de la mano de Nairo Quintana o de Rigoberto Urán.

Tres ciclistas colombianos han subido al podio en los Campos Elíseos de París: Nairo Quintana, segundo en 2013 y 2015 y tercero en la de 2016; Rigoberto Urán, subcampeón en 2017 y Fabio Parra, tercero en 1988. Otra historia ha sido la pelea por el jersey de la montaña. Colombia lo ganó en cinco ocasiones: dos con Lucho Herrera (1985 y 1987); y una con Santiago Botero (2000), Mauricio Soler (2007) y Nairo Quintana (2013). En cuanto al maillot blanco de mejor joven, Colombia tiene cuatro triunfos: Nairo Quintana (2013 y 2015), Fabio Parra (1985) y Álvaro Mejía (1991).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios