Deportes

No sólo vale la ilusión

  • Un San Fernando completamente roto pierde de forma clara ante el Albacete Los azulinos se colocan penúltimos en la clasificación

Árbitro: Ibáñez Gutiérrez (madrileño). Muy mal. Se tragó un claro penalti en el 78' y se mostró tremendamente anticasero. No fue determinante en el resultado pero sí perjudicó claramente al equipo de San Fernando.

tarjetas: Amarillas Pelegrina (24'), David Valle (37'), Sebas (41') Juanje (53'), Germán (60'), Rojas (65') y Jorge Herrero (92').

goles: 0-1 (11') Calle Error defensivo que aprovecha el ariete y marca de cabeza. 0-2 (45') Rojas El defensa marca de volea en el segundo palo a la salida de un córner. 1-2 (46') Pedro Carrión de cabeza a la salida de un córner. 1-3 (50') Samu engancha un impresionante disparo que sorprende a Valle.

incidencias: El Iberoamericano de Bahía Sur registró una afluencia de público rozando los mil espectadores.

No solo de ilusión vive el hombre. Mucho tendrá que trabajar Pepe Masegosa para sacar del pozo a un equipo que ayer terminó de ser apuntillado de manera injusta por el Albacete. Un equipo al que en estos momentos todo le sale mal. Un equipo al que cualquier contratiempo se le vuelve un mundo. Y un equipo que tendrá que cambiar en muchos aspectos para salir de los puestos en los que se encuentra, penúltimos del grupo IV de Segunda División B.

Esa es la lectura de un partido que terminó siendo un castigo, duro e inmerecido. Un encuentro que se decidió sencillamente porque el rival tiene mucha más pegada. Y un choque donde uno lo tuvo todo de cara, el cuadro albaceteño y otro de espaldas.

Y eso que los de La Isla comenzaron con brios y buscando el sorprender. Así los primeros minutos fueron de empuje local, con más corazón que cabeza, pero de un equipo isleño entregado por la causa.

Con rapidez, el cuadro albaceteño, el otrora queso mecánico, hizo callar a las huéstedes azulinas. Un fallo defensivo hizo que Calle rematara a bocajarro y anotase el tanto que desequilibraba la balanza. Era la primera llegada foránea y era la puntilla para un equipo donde sus efectivos se miraban entre sí agachando la cabeza. Eso delataba el estado en el que se encuentran los azulinos que vieron como al borde del descanso, otro mazazo terminaba por derribarlo.

Antes, en el 28', 35' y sobre todo en el 39', los locales gozaron de sus oportunidades a través de Juanje, en un disparo lejano, Ernesto, en una internada y Ocaña y Sebas en conjunto en una doble jugada respectivamente. Pero unas veces la mala suerte y otras la falta de acierto impidieron poder igualar el encuentro antes del fuerte golpe del segundo tanto visitante.

Lo mejor del San Fernando, casi desde que comenzó la temporada, estaría por llegar y los primeros minutos de la segunda parte fueron apoteósicos. Un córner es rematado por Pedro Carrión que anotó el primer gol de la temporada y eso subió, en trescientos grados la ilusión, la pasión, las ganas del equipo isleño que comenzó a volar por el campo.

En dos minutos tuvo el empate en sus manos, pero Ocaña no supo terminar una grandiosa jugada cuando se plantó ante Dorronsoro sin poder batirlo y Pedro Carrión tampoco acertó entre los tres palos al estar muy escorado, rechazando el cuero la base del poste. Eran los mejores minutos que se veían desde hace mucho tiempo y eso lo correspondía la grada con sus ánimos.

Pero los grandes equipos saben nadar en aguas revueltas, saben sacar rendimiento a los ríos bravos y en un visto y no visto, tal y como la ilusión de los isleños subió a lo más alto, Samu, con un tremendo gol bajó todos los ánimos de sopetón.

Era un castigo excesivo para lo que había ocurrido, pero la diferencia entre estar arriba y estar abajo está en el orden y en el golpeo.

A fe que los azulinos lo intentaron, a fe que pusieron el alma en ello, a fe que ya con la moral rota pusieron sobre el campo el corazón, pero cuando las cosas no salen, no hay maneras de cambiarla y lo que quedaba de partido fue un auténtico suplicio para el conjunto de La Isla, huérfano de fortuna.

Mucho tendrá que cambiar esto y mucho tendrá que exponer Masegosa en su vuelta a su casa, pero es que el San Fernando es, en estos momentos, un equipo vulnerable, un juguete roto y un colectivo que tiene que comenzar a ver las cosas desde otro punto de vista para poder salir del atolladero. Potencial se tiene para ello.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios