Deportes

La sincronizada vuelve a salvar a España

La natación sincronizada con seis medallas, una de plata y cinco de bronce, volvió a salvar a España en el medallero del Mundial de natación que se clausuraron el domingo en Shanghai.

En conjunto, el equipo español, que reúne a cinco disciplinas olímpicas, natación, sincronizada, saltos, waterpolo y natación en aguas abiertas, ha bajado su nivel respecto al último Mundial celebrado en Roma en 2009 y ha vuelto a depender casi en exclusiva de la sincronizada, tal y como sucedió en Montreal 2005 y Melbourne 2007, donde no se subió al podio ni en natación ni en saltos.

En Montreal, a las medallas de la sincronizada, hubo que sumar la de David Meca, oro en los 25 kilómetros en aguas abiertas, y en Melbourne la de bronce de waterpolo. En la piscina olímpica de la capital italiana el cordobés Rafa Muñoz subió dos veces al tercer escalón del podio.

La sincronizada bajó su nivel respecto a hace dos años, si bien se vio perjudicada por la parcialidad de los jueces a la hora de puntuar a China, que sistemáticamente sacó durante la semana de competición a las nadadoras dirigidas por Anna Tarrés del segundo escalón del podio. El único oro en Roma en la final de combo en sincronizada se quedó en Shanghai en un cuarto puesto.

El propio director técnico del equipo de natación, Luis Villanueva, lo reconoció al término de la competición. "No podemos estar contentos", dijo, aunque intentó destacar la parte positiva: "En Roma hubo un 27% de mejora de marcas, aquí un 55%. Las mismas finales y las mismas semifinales, pero ocho han entrado en una final o en una semifinal, entonces fue el 50% del equipo y aquí (en Shanghai) el 80% del equipo", finalizó el técnico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios