Fútbol | División de Honor Andaluza

La racha del Chiclana es puesta a prueba en Las Cabezas

  • Lupi no puede contar en este desplazamiento con Agustín, Crespo ni Manzorro

Crespo, baja contra el Cabecense, conduce el esférico durante un amistoso. Crespo, baja contra el Cabecense, conduce el esférico durante un amistoso.

Crespo, baja contra el Cabecense, conduce el esférico durante un amistoso. / sonia ramos

El Chiclana ha vuelto al trabajo tras el parón navideño con la buena noticia de la reincorporación de Samuel al grupo. El central ha vuelto a entrenarse con sus compañeros antes de lo esperado, por lo que su recuperación va viento en popa. Para preparar el partido que les enfrenta hoy (12:00) al Cabecense en su feudo, Lupi no ha podido contar ni con él ni con Agustín (acumulación de amarillas), ni con Crespo y Manzorro, que no viajan por enfermedad.

El míster conoce a la perfección al conjunto local. "Es un equipo confeccionado para el ascenso, que sigue reforzándose porque no están en esas posiciones y con una plantilla tan extensa que no se aprecian las bajas que tiene porque las suple sin perder calidad. Además, son muy fuertes en casa", reconoce el técnico. Los sevillanos practican un juego muy directo y será clave no cometer errores en defensa para que el partido no se rompa.

Pese a todo, el Chiclana está en su mejor momento y tiene que aprovecharlo. "Venimos de conseguir cuatro victorias consecutivas, que no es nada fácil tal y como está la categoría, pero nuestro equipo está para competirle de tú a tú, sin duda. De hecho, vemos que los equipos que pelean por el ascenso siguen fichando porque cada vez está más caro, pero lo que más me preocupa es que nos desconectemos del partido", explica Lupi. Precisamente por venir de estas vacaciones tan largas es por lo que el equipo tiene que estar más concentrado que nunca y "todos hemos sido conscientes de que tenemos que estar al máximo".

Ha sido muy duro y complicado salir del descenso y dejarlo a siete puntos "enfrentándonos en las últimas jornadas a equipos de la zona media-baja. Ahora empezamos de nuevo a medirnos con los de arriba y ya conocemos la rémora que supone perder con ellos. Lo verdaderamente difícil es lo que nos viene".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios