Deportes

La puesta de largo de la 'Champions' desata toda la furia de Messi

  • El argentino lidera con tres goles al Barcelona en la competición: "Haremos lo posible", asegura

Messi celebra uno de sus goles. Messi celebra uno de sus goles.

Messi celebra uno de sus goles. / efe

Sólo hubo que esperar una jornada para comprobar qué es lo que realmente desea Lionel Messi esta temporada: volver a reinar en la Liga de Campeones.

El astro del Barcelona deslumbró el martes con un demoledor hat-trick ante el PSV Eindhoven, que se marchó del Camp Nou con un 4-0 en contra después de haber ofrecido una seria resistencia durante una hora. Pero Messi desató su furia y todo acabó. Lo ayudó un Dembele que en estos momentos es su mejor aliado en la delantera.

Fue el octavo triplete del argentino en el torneo, un récord, y llegó tras desplegar un amplio repertorio: un magistral lanzamiento de falta directa cuando el PSV holandés generaba peligro, un prodigioso golpeo en el segundo y una definición impecable en el tercero.

"Obsesionado con la Champions", tituló el diario Marca, mientras que As recordó que "en la presentación del equipo a la afición ya anunció, en su nuevo papel de capitán, que quiere esta Champions, y se ha puesto al frente de la manifestación". Para Sport, "Messi ganó cómo y cuándo quiso al PSV", mientras Mundo Deportivo defendió que "se salió con tres goles de jugador mejor del mundo".

En su breve discurso de apertura de temporada, Messi no escondió que la Liga de Campeones es la obsesión del Barcelona para la nueva temporada después de tres años consecutivos cayendo en cuartos de final, toda una afrenta para uno de los mejores futbolistas de la historia, el número uno para muchos. "Nosotros prometemos que este año vamos a hacer todo lo posible para que esa copa tan linda y tan deseada por todos vuelva a estar en el Camp Nou", expresó.

A pesar de que siempre mostró poco apego a los premios individuales, para Messi no tiene que ser agradable verse fuera de la pelea por galardones personales como The Best o el Balón de Oro. Y eso sucede principalmente porque lleva años sin hacer nada relevante en la Liga de Campeones. Tanto él como su equipo.

Ahora habrá que esperar a comprobar qué respuestas ofrecen tanto él como su equipo en los partidos más duros. Por lo pronto, y a pesar de la goleada, el Barcelona no ofreció ante el PSV la imagen de un conjunto sólido. Sólo cuando Messi apareció provocó un cambio de rumbo en el partido.

Lo que sí parece claro es que el Barcelona cuenta con un futbolista que puede desatascar cualquier encuentro cuando el colectivo no funciona. Así lo demostró Messi ante el PSV con una actuación genial que sirve como una poderosa declaración de intenciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios