Deportes

En pleno desafío a la UEFA

  • El Barcelona permite el reparto de 30.000 banderas independentistas antes del partido con el BATE Borisov

El Barcelona recibirá hoy al BATE Borisov en un partido de Liga de Campeones que el club azulgrana se planteó como un nuevo desafío a la UEFA.

El actual campeón de la Champions permitió que en las puertas del estadio Camp Nou se repartan 30.000 banderas de apoyo a la independencia de Cataluña, por lo que se prevé un ambiente muy beligerante en un momento de gran tensión política en España.

El organismo rector del fútbol europeo sancionó al Barcelona por la exhibición en su estadio de las llamadas "banderas esteladas", que se identifican con el movimiento soberanista catalán, durante los dos últimos partidos de Liga de Campeones. Considera que es un asunto que afecta al normal desarrollo de las competiciones y entra en conflicto con su reglamento disciplinario.

Las sanciones provocaron la indignación del club. "La estelada no está prohibida, no fomenta la violencia y representa a muchos barcelonistas. No ofende ni a los que no la comparten, forma parte de la vida de muchos catalanes, sean socios del Barça o no. La UEFA se ha metido en un buen lío", aseguró el presidente del Barcelona, Josep María Bartomeu, en un reciente encuentro con sus aficionados.

El club, que se considera un símbolo de la región y que en los últimos años ha permitido en sus gradas las consignas independentistas, no está dispuesto a dar un paso atrás y la cita de hoy supondrá un nuevo desafío, incluso redoblado. El conflicto entre Cataluña y el resto del país está, además, al rojo vivo.

El Gobierno español ya advirtió de que se opondrá con toda la fuerza del aparato del Estado al desafío separatista. Por eso, el partido de hoy promete ser más caliente en las gradas que sobre el césped. "Lo único que se pide es respeto para no introducir un elemento de confrontación en un espectáculo de masas", dijo esta semana el presidente del gubernamental Consejo Superior de Deportes (CSD), Miguel Cardenal, en apoyo de las medidas adoptadas por la UEFA.

"No es la opinión del CSD, sino la del movimiento deportivo internacional, de la Carta Olímpica y de los estatutos de las federaciones internacionales, que piden que las manifestaciones políticas estén al margen de los eventos deportivos", añadió.

Por lo demás, el encuentro ante el BATE Borisov se plantea como una oportunidad para el Barcelona de dejar prácticamente cerrada su clasificación para los octavos de final de la Liga de Campeones. Tiene siete puntos, tres más que el Bayer Leverkusen, a tres jornadas del final de la fase de grupos.

"Yo me quiero centrar en el partido y no quiero pensar en otras cosas", declaró ayer el técnico del Barcelona, Luis Enrique, cuando la prensa le preguntó por el conflicto de las banderas.

El conjunto azulgrana no necesitó hacer su mejor fútbol para vencer 0-2 en el campo del BATE Borisov en la anterior jornada. Los resultados siguen siendo óptimos en ausencia del lesionado Messi, principalmente porque Luis Suárez y Neymar atraviesan un gran estado de forma.

El encuentro debe servir también para que el Barcelona sostenga una evolución en su juego después de ofrecer una buena imagen ante el Getafe. Es probable que Luis Enrique dé descanso a varias piezas importantes y Vermaelen podría ocupar un puesto en el centro del la defensa. Además, Mascherano podría relevar a Sergio Busquets en el mediocampo.

La principal batalla del BATE Borisov está en pelear por la tercera posición del Grupo E. Aventaja en un punto a la Roma, que jugará ante el Bayer Leverkusen.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios